El Cid Cabreador

La historia es fachorra, los libros, los datos,porque todo se puede interpretar en clave de Fa (Fa de facha)

Está muy bien eso de sacar la historia para hacer el mitin. Carlos V, Isabel la Católica y Viriato. Sobre todo Viriato. Yo recuerdo a Viriato tendido en el suelo en un dibujo de esos de los libros franquistas, esos que ahora venden en edición facsímil en los quioskos, con tapa dura, muy fachorro todo. Yo tuve uno de mi madre o de mi padre que se llamaba El Libro de España, en el que un par de chicos recorrían toda España glosando las virtudes de todos los pueblos y regiones y poniendo a parir a los enemigos de la patria. Recuerdo que por algún lado salía también eso de que los judíos mataron al Señor y demás batallitas. Ese libro ya no existe, se perdió. Y es más, ya ni siquiera se puede encontrar en internet ni de segunda mano. Desaparecieron todos. Esta claro que la historia es fachorra, los libros, los datos, sobre todo los datos porque todo se puede interpretar en clave de Fa (Fa de facha), Colón, el genocida, que no tenía que haber descubierto nada, que tenía que haberse quedado aquí sin hacer nada, sin descubrir a nadie, o si lo hubiera descubierto, haber tratado a los indígenas (perdón, a los pobladores de aquella tierra) como iguales. Y los Reyes Católicos no tenían que haber reconquistado nada (perdón también por la palabra reconquista, es mi educación fachorra). Y que la historia hubiese sido un remanso de paz y quietud sin guerras, ni descubrimientos, ni conquistas, ni reconquistas. La historia sin historia. La historia es también (como todo hoy en día) lo que cada uno quiere que sea, todo menos puntuales hechos históricos. La educación, ese mitin, que hay que meterlo con calzador o estimular ese espíritu crítico para que piensen lo que nosotros queremos que piensen, es decir, lo que pensamos nosotros, que es lo correcto (a ver si van a pensar lo contrario). Lo de la primera vuelta al mundo también es fachorro, qué más da qué nación o patria fuese la primera, qué más da, todos envueltos en esa patria que es el universo cuya bandera es un manto de estrellas. Yo sigo buscando ese libro fachorro, uno original, no facsímil, aunque sea de segunda mano, que ya no será el de mi padre o mi madre, ni tendrá pétalos secos entre sus páginas, que tendrá anotaciones a mano de otra persona o una tarjeta postal olvidada, en la búsqueda inútil del pasado. El pasado es la historia y la historia es la memoria, un arma arrojadiza, o unos trozos de papel amarillento.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios