Contactos para el empleo

La consolidación del mercado de la vivienda que notaba el del press de banca, ha llegado a las estadísticas

El pasado jueves observé una sesión de ayuda en la búsqueda de empleo. No trascurría en torno a una mesa de conferencias de color neutro y sillas de oficina cómoda, en una sala de apariencia nítida y limpia. Fue en medio de un gimnasio, y el que impartía la clase hacía, al tiempo, press de banca. La mini sesión empezó con unas frases de motivación, quizás algo bruscas: ¿Pero todavía estás sin trabajo? Aquí no van a venir a traértelo. Le siguió un análisis del mercado de trabajo. La cosa, dijo, y por cosa entendemos la Construcción, se está moviendo. Luego comprobé que tenía razón. La consolidación del mercado de la vivienda que notaba el del press de banca, ha llegado a las estadísticas. En abril, la cifra de viviendas vendidas en nuestra provincia superó en un 60% a las del mismo mes del año pasado. Además, con 1.674, fue la cantidad más alta en un mes de abril desde 2008. No parece casualidad, pues en enero ya se vendieron cerca de 2.000, en lo que fue la cifra más alta en nueve años.

Luego, analizado el mercado laboral, pasó directamente a técnicas de búsqueda de empleo. Su principal consejo fue ser sistemático y constante. Cada lunes o cada viernes -curioso la elección de los días, pero inteligente. Esos días se planifica el trabajo para la semana- visitar las obras, preguntar, dejar datos. Y añadió, aunque sea a la misma, que te conozcan. A mí, continúo, me acaban de llamar de otra localidad, comentó el sueldo -inferior a lo que se pagaba en 2007, eso sí- y me ofrecen llevarme y traerme. Así pues, entre pesa y pesa, sin powerpoint, ni expresiones como networking, le explicó que la principal forma de encontrar empleo son los contactos. De forma práctica había descubierto la realidad, no solo de España. Hay grupos cerrados de candidatos para puestos de trabajo. No se trata de enchufismo, se trata de que en ellos figuran personas que están supe relacionadas, y cuando un empleador tiene necesidad les llama. Tira de agenda, vamos. Es evidente que según el trabajo unos tendrían que plantarse los lunes en la obra, dejar su teléfono e intercambiar contactos con otros trabajadores de su entorno, y habrá quien necesite saber cómo escribir cartas de presentación y desenvolverse en dinámicas de grupo. Pero la esencia es esa, la del albañil del gimnasio. Sin relaciones, encontrar empleo es casi imposible, hay que cuidar la red de contactos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios