El manuscrito

Debates ciudadanos y cortinas de humo

El debate de la eutanasia reúne, desde una perspectiva retórica, los ingredientes necesarios para convertirse en una cortina de humoEl profesor García Ramos, dice que en la época de los moriscos la villa fue saqueada por el capitán turco Farax Aben Farax

La teoría retórica llama "res dubia" al tema de discusión que no puede zanjarse porque los argumentos a favor y en contra vienen a tener el mismo peso. Es un concepto útil, sobre todo cuando se mezcla con el análisis de la credibilidad... No se me asusten, que cada disciplina tiene su propio vocabulario y el de la mía no es tan complicado: sólo hay que explicarlo para que todos lo compartamos. Decía que, al pensar si algo es creíble, el orador debe calibrar cómo lo va a ver su auditorio. Así tomada, una credibilidad mínima, como la de las cuestiones indefendibles, suele aparecer si el oyente considera que el tema o la postura que se defiende es inaceptable por inmoral.

Necesito explicarles esto para poder transmitirles que el debate de la muerte digna o eutanasia reúne, desde una perspectiva retórica, los ingredientes necesarios para convertirse en una cortina de humo. De un lado, admite una formulación simple: el "yo elijo" frente al "tú no puedes". La polarización de las posturas es, así, inevitable porque solo se admite estar a favor o en contra y, para cada bando, los argumentos del contrario son ética o moralmente inadmisibles. Una respuesta simple, una cuestión de convicciones y una discusión que no requiere formación previa forman el perfecto debate ciudadano. En este juego, no cabe reorientar la discusión y proponer cambiar el debate de la eutanasia al de los cuidados paliativos. A esto lo llamo "el argumento de Escipión". Otro día se lo explicaré.

En estos debates, puede aparecer la chusquería, que suele acarrear una silenciosa colleja cuando a alguien que mezcla, por ejemplo, la muerte digna con un contubernio judeo-masónico para recortar en Sanidad, sus propios compañeros le hacen guardar silencio para que por el desprestigio del que vierte palabras tales no se vuelva su partido impopular. También cabe ver en ellos que no suelen ser casuales: que haya surgido ahora habla de un Gobierno que ha tomado la iniciativa de comunicación (por fin alguno lo hace) proponiendo una discusión del nivel de las clases de Filosofía del antiguo tercero de BUP, dejando de ir a remolque de los otros partidos y, de camino, posponiendo cuestiones como el cambio climático, la perpetua crisis del modelo económico capitalista o, ya puestos, la cachanica de Cataluña. Para que estas discusiones no se vuelvan cortina de humo o tinta de calamar, hablemos, decidamos y actuemos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios