Cuando se produce una mejora en la economía, la recuperación se debe traducir en bienestar para las personas. Las cifras macroeconómicas nos indican que, en los tres últimos años, el PIB de Andalucía ha acumulado un crecimiento cercano al 10% y que la economía andaluza ha registrado un crecimiento medio anual del 3,1%. Sin duda, estamos orgullosos de ello, pero lo verdaderamente importante es que este crecimiento económico se ha traducido en una importante generación de empleo, siendo Andalucía la comunidad que más empleo ha creado en términos absolutos, con un incremento de más de 420.000 ocupados en los últimos cinco años. Los indicadores económicos van bien, pero ahora toca potenciar este crecimiento, mejorando las condiciones del empleo. La gente tiene que sentir en carne propia la mejora de la economía y, con este objetivo, la presidenta andaluza, Susana Díaz, ha impulsado la firma del La gente tiene que sentir en carne propia la mejora de la economía, suscrito esta semana con la patronal y los sindicatos UGT y CCOO.

El acuerdo, que supondrá la inversión de más de 542 millones hasta finales de 2019, recoge iniciativas para reforzar las políticas activas de empleo; para reducir el paro y fomentar la estabilidad en los contratos; programas de mejora de la salud laboral o para la defensa de un nuevo modelo formativo, además de promover la recuperación de poder adquisitivo, la conciliación y la igualdad.

El bloque con mayor presupuesto, 339 millones de euros, es el dedicado al fomento del empleo estable y de calidad. La Junta ya ha puesto en marcha algunas de las medidas incluidas en este apartado, como los incentivos a la contratación estable publicados la pasada semana, con un presupuesto de 74 millones y que beneficiarán unos 8.800 andaluces. Estos incentivos dan prioridad a las mujeres, los jóvenes y los colectivos con mayores dificultades de inserción y contemplan ayudas al empleo estable (con hasta 12.100 euros por contrato), ayudas para la ampliación de la jornada laboral parcial (con hasta 6.000 euros) y el Bono de Empleo Joven, que prevé la concesión de hasta 6.000 euros por la contratación de un joven que cumpla con las condiciones. Con todas estas medidas, Andalucía se situará como la comunidad líder en inversión en empleo de calidad y la ciudadanía podrá comenzar a sentir también que la crisis quedó atrás.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios