A la luz del día

Escolar y familiar

Prevenir y atajar el acoso es una responsabilidad tanto escolar como familiar, que decir lo obvio importa

El martes pasado, 2 de mayo, se celebró el Día Internacional contra el Acoso Escolar. Y aunque las efemérides señaladas suelen concentrar el interés en la celebración, verdad es también que sensibilizan y ayudan para que, en el resto de los días, el objeto de la conmemoración extraordinaria se convierta asimismo en atención cotidiana. Del auge del acoso escolar da cuenta la relevancia informativa que adquieren las situaciones y maneras en que se manifiesta; sin que esta circunstancia esté libre de la sobrevaloración del alcance de los comportamientos e incluso del énfasis mediático y de la interpretación, digamos abierta, de los hechos. Por eso interesa disponer de datos, más universales y contrastados, que aporten un diagnóstico consistente. Treinta y siete mil alumnos españoles de quince años, escolarizados en casi mil centros, participaron en la última Prueba Internacional de Evaluación del Alumnado (PISA), referida, principalmente, a ciencias, el año 2015. Además de las pruebas, también se realizan cuestionarios que permiten elaborar informes complementarios de interés. Es el caso de "El bienestar de los estudiantes", a partir de los resultados de PISA 2015, y, en particular, del apartado referido a la vida social en el centro escolar. Pues bien, España es el país, de entre todos los de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que participan en PISA, donde los alumnos presentan el más alto sentido de pertenencia al centro escolar. El 87% declara, por ello, sentirse integrado en el centro, ante el 73% del promedio de la OCDE. Más cercanos a este valor promedio son los datos españoles referidos al alumnado que resulta víctima de acoso entre iguales varias veces al mes, con una conclusión muy significativa: "la exposición frecuente a cualquier tipo de acoso es dos veces mayor entre los estudiantes que no sienten que sus padres les ayudan con sus dificultades en el centro que entre los estudiantes que perciben este tipo de apoyo parental". El acoso, asimismo, hace que los centros donde se manifiesta de manera más intensa obtengan resultados más bajos en las pruebas en este caso referidas a ciencias. Además de presentarse en mayor medida, y esta circunstancia es a su vez relevante, entre los estudiantes que declaran no estar satisfechos con su vida. Luego prevenir y atajar el acoso es una responsabilidad tanto escolar como familiar. Algo que debiera ser obvio y decirlo importa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios