Esencia y existencia de los partidos

¿Qué relación se establece entre las personas que se presentan por las listas de un partido y el partido?

A FIN de cuentas, ¿qué ES un partido político? Da la impresión de que buena parte de las discusiones del ámbito político que nos atosiga tienen raíces filosóficas. Me parece estar inmerso en pleno siglo XIII involucrado en el problema de los "universales". Se trataba de dilucidar si había algún tipo de entidad, de "cosa", detrás de las palabras abstractas que fueran su referencia. Ciertamente, pensaban algunos, solo podremos hablar del "bien" si existe, donde sea, algo que podamos señalar cuando queramos explicar qué significa esa palabra. Platón lo colocaba en el mundo de las Ideas. A estos recuerdos me han llevado algunas reacciones ante la sentencia de la Gürtel. Parece que los dirigentes del Partido Popular que han salido en tromba a defender la limpieza de su partido se están moviendo todavía en un entramado platónico, aunque hay una pequeña diferencia con aquellos encendidos debates de los escolásticos. Aquí no se trata de una distinción real entre la palabra que utilizamos para designar una cosa, y la cosa misma: se trata de que, según ellos, hay un distinción real, un separación total entre lo que es un partido político (o por lo menos el suyo), y los miembros que los integran, incluidos los que forman las más altas esferas de la estructura del partido. Tal es la distinción, que al partido como tal no le afectan las acciones (negativas, por supuesto) de cualquiera de sus dirigentes, aún cuando esos dirigentes hayan sido declarados culpables por los tribunales de justicia, y sean por tanto delincuentes. Tan separada está de los individuos que la componen que su ser queda impoluto pese a todas esas actividades delictivas. Aunque, debo decirlo, no solo se trata de unas posiciones "platonizantes"; es que, adoptando unas posturas cercanas al maniqueísmo, sí aceptan que se atribuyan al partido todas las decisiones de sus miembros que hayan reportado beneficios y consecuencias positivas. El partido es el principio del bien y de lo bueno; algunos de sus miembros serían el principio del mal. Pero todo esto nos lleva a la siguiente reflexión ¿qué relación se establece entre las personas que se presentan por las listas de un partido y el partido?; ¿qué papel juega el partido respecto a esas personas?; ¿representa el partido un aval que quiere transmitirnos confianza?; ¿y si esa confianza resulta frustrada? ¡tenemos derecho a pedir el libro de reclamaciones al partido?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios