Opinión

Joaquín Pérez 'de la Blanca

Experiencias

Disponemos también del ejemplo de Israel. Un país que ha puesto todos sus medios a combatir la expansión del virus

Cuando nos encontramos con una situación que nos es ajena, cuando nos tenemos que enfrentar a un reto, difícilmente nos saldrán las cosas con un alto grado de perfección. Nadie nace sabiendo, somos humanos y lo normal es equivocarnos. Pero claro, una cosa es pecar de novato y otra muy distinta no aplicar una solución a un problema concreto cuando puedes recurrir a experiencias próximas.

Hoy más que nunca, especialmente los poderes públicos, podemos disponer de esa información. En mi caso, y por circunstancias ajenas al tema que nos ocupa, tengo allegados que mantienen un contacto estrecho con Australia. Para que se hagan una idea, sólo dejan entrar al país a los nacionales mediante cupos muy escalonados, normalmente de periodicidad semanal, y previa reserva. Actualmente la espera ronda los tres meses hasta que recibes autorización del gobierno. Bien, aparte de que las dos primeras PCR deben ser negativas, debes permanecer catorce días en cuarentena en un hotel asignado por la policía, para que si alguien da positivo en la tercera de las pruebas, esté en todo momento controlado. Y en el caso de que esta tercera prueba de positivo al Covid, cierran la ciudad entera cinco días para poder averiguar la trazabilidad. Vamos a los resultados: ¿Saben ustedes que el número de afectados por Covid dista muchísimo de nuestro número de afectados? ¿Saben que están incluso rechazando adquirir vacunas para que otros países que están gestionando peor la pandemia puedan vacunar a su población lo antes posible? ¿Saben que hay muchos lugares donde no llevan mascarilla y que florece el consumo y el turismo local? ESO es una gestión eficiente.

La cuestión es: teniendo como tenemos ejemplos palmarios de cómo se gestiona una crisis de este calibre, y habiendo transcurrido ya casi un año, ¿no va siendo hora de que nuestro Gobierno deje de mirarse el ombligo, pensando únicamente en estrategia electoral, en una suerte de "lavado de manos" a lo Poncio Pilatos, y que se ponga manos a la obra? Mientras que otros países protegen y controlan sus fronteras por seguridad y criterios sanitarios, aquí cedemos hoteles sin control alguno; mientras que otros países bajan impuestos y otorgan ayudas directas a los sectores afectados, aquí subimos impuestos y nos desentendemos de los autónomos; mientras que otros países endurecen las medidas en materia de ocupación ilegal y protección de la propiedad privada, aquí lo legalizamos creando un modo de vida incompatible con una democracia. ¿Será evolución o involución?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios