Opinión

Joaquín Pérez de la Blanca

Falta el meritorio

Durante un breve periodo de tiempo se han sucedido fenómenos que han puesto a prueba nuestra capacidad de resistenciaEsa cosa de brujería, dicen, que te apoca el ánimo y te pone pajiza la cara como si tuvieras ictericia

Vaya comienzo apoteósico de este año nuevo! No dejaría de ser triste si no lo condimentáramos con ciertas dosis de humor. A este que escribe le han llegado no pocos chistes y memes sobre la situación que estamos atravesando, en la que parece que se han alineado los astros para rodearnos de calamidades: la presidencia de Pedro Sánchez, el virus, Filomena… Hace unos días escuché una expresión de un médico que me produjo una risa entre nerviosa e histriónica, cuando dijo que "parece que ya sólo nos falta el meteorito acercándose a la tierra…" a propósito del cúmulo de adversidades que se nos vienen presentando. Es cierto que durante un breve periodo de tiempo se han sucedido no pocos fenómenos que han puesto a prueba nuestra capacidad de resistencia. La previsión, la anticipación, el uso adecuado de la información y la cordura son acciones y cualidades fundamentales y necesarias para paliar en mayor o menor medida los posibles efectos y consecuencias de cualquier problema con independencia de su gravedad. No obstante, en España parece que vivimos a merced de cualquier eventualidad, en lugar de trabajar para prevenir y gestionar eficazmente. El fenómeno meteorológico Filomena, si bien es cierto que no se pudo evitar, sí que se advirtió con cierta antelación gracias a los medios técnicos y científicos que disponemos hoy en día. Resulta evidente que se trata de un hecho excepcional y, como tal, hubiera requerido medidas excepcionales. No parece lógico plantearse ahora implantar un modelo similar al de los países nórdicos porque significaría destinar medios y recursos de manera poco eficiente. Pero sí podríamos habernos anticipado aumentando medios y recursos a las distintas comunidades autónomas afectadas o desplegando anticipadamente personal de servicios de emergencias, o de las fuerzas armadas incluso, dada la excepcionalidad de la situación. Incluso pudimos recomendar hacer un acopio racional de alimentos, aprovisionar y almacenar mayores cantidades de sal, dotarnos de herramientas eficaces para la limpieza de nieve, aconsejar el cierre anticipado de comercios y centros de trabajo, etc. No me cabe duda de que determinados representantes públicos han dado buena muestra de su gran capacidad de gestión y de compromiso, pero tampoco podemos obviar que otros ni siquiera han hecho acto de presencia hasta transcurridas varias jornadas desde que se produjo la nevada, y cuando se han personado lo han hecho estrictamente para obtener la tan ansiada foto de postureo. Algo parecido está ocurriendo con la gestión de esta pandemia que sufrimos: ¿creen ustedes que se han movilizado y destinado TODOS los medios que disponemos en España para combatir esta crisis o estamos pecando de inacción por cobardía e inutilidad manifiesta?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios