Futuro y digitalización

Es fundamental retomar el diálogo y el debate, recobrar la idea que la forma de luchar contra de la crisis es la información

La pandemia ha dejado claro dos aspectos importantes en el panorama económico, social y cultural. La primera, que si bien es verdad que el modelo turístico es importante, es insuficiente para mantener un desarrollo sostenible y equilibrado. Y, en segundo lugar, la digitalización y la revolución tecnológica será fundamental para establecer las prioridades de la sociedad actual, si queremos por una vez en nuestra historia no quedarnos a la cola del desarrollo y dejar a un lado los estereotipos que no merecemos. Sobre todo, porque la sociedad canaria tiene mucho que aportar, pero, en ese intento crucial, tenemos que hacernos valer por nosotros mismos. En el nuevo escenario que se creará a partir de la post pandemia y que marcará el pulso de la recuperación, cobrarán mayor importancia las alianzas público-privadas de cara a la recuperación económica, así como las prioridades de los y las almierienses, que deberían centrarse en ámbitos potenciales de futuro y de presente, como son la innovación, la digitalización, la sostenibilidad y el apoyo al tejido productivo de los territorios con la reactivación de las islas periféricas; especialmente las pymes y empresas familiares, eje fundamental de la estructura económica y de la clase media; y la necesidad fundamental de incentivar y promover la internacionalización y las inversiones, como elementos fundamentales de crecimiento.

Estas son, a grosso modo, algunas de las líneas de trabajo que son importantes reforzar e incentivar. Y parece que la pandemia, lejos de servir como previsión, nos ha asestado un nuevo golpe, por la poca iniciativa e inactividad que se ha desarrollado en ese sentido y que nos puede hacer perder el tren de la re-industrialización.

Es fundamental retomar el diálogo y el debate, recobrar la idea que la mejor forma de luchar contra de la crisis es la información, la comunicación y la interacción entre los diferentes agentes económicos, sociales y culturales. Debemos articularnos como un gran mecanismo perfectamente engranado, que sea capaz de acometer las acciones necesarias para conformar una sociedad competitiva, que sea capaz de mantener y mejorar el estado de confort y bienestar adquirido. Y eso sólo se consigue con una ciudadanía formada y preparada. Y con unas instituciones públicas y privadas que acepten el reto y la responsabilidad de crear proyectos viables y prácticos, que den respuesta a los desafíos del futuro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios