Gordofobia, culos de mal asiento

Las enfermedades relacionadas con la obesidad se encuentran entre las tres principales causas de muerte

A NTES Ya pasó la Navidad, las comidas de empresa (quien pudo), comidas familiares, y festejos varios donde la comida y la bebida son el común denominador de tan sonadas fiestas; y llegó la Nochevieja. Noche de promesas y descargos. Entre las muchas promesas, quién no ha prometido dejar de fumar, ir al gimnasio, hacer deporte y, aquí está la cuestión, perder peso. En pocas palabras, comer lo necesario, beber menos y caminar.

Me ciño al título de este suelto, "culos de mal asiento", y quiero ponerles en situación: Un viajero cualquiera, de una ciudad cualquiera, de un país cualquiera se abre paso con dificultad por el estrecho pasillo del avión y al ir a sentarse descubre, oh, oh, que la plaza contigua a la suya está ocupada por un pasajero cuyas dimensiones y volumen rebosan ampliamente los límites de su asiento. La escena tiene una indudable vis cómica -el cine la ha utilizado, nunca mejor dicho, hasta la saciedad-, pero pierde toda la gracia cuando se hace realidad en un viaje transoceánico. Una situación que día a día se está haciendo más cotidiana. Cada día, si se fija, hay más gordos y más gordas. La obesidad se está extendiendo a pasos agigantados por todo el mundo. Como curiosidad les diré que una aerolínea de Samoa empezó a cobrar a sus viajeros "al peso". Las rácanas medidas de los asientos de los aviones no encajan con un mundo cada vez más obeso.

El nutricionista español Jaime Brugos fue quien dio el nombre de megarexia al desorden alimentario que consiste en ser obeso sin querer verlo ni admitirlo. Y ahora, ¿cómo saber si una persona sufre megarexia? Hay varias pistas que pueden llevarnos a descubrirlo. La primera y principal es que esta persona es un obeso que se ve bien y no es consciente de su problema.

La pandemia ha influido mucho en estas personas. Les ha dado tiempo libre, lo que implica más oportunidad de cocinar y comer más, además a deshoras, y tener una mala nutrición. A diferencia de lo que la mayoría piensa, el problema no es solo estético, sino el daño matabólico en el organismo.

No podemos echar en saco roto que las enfermedades relacionadas con la obesidad se encuentran entre las tres principales causas de muerte en todo el mundo, excepto en África subsahariana, según alertó el informe del Banco Mundial. La obesidad es una enfermedad con importantes impactos en el desarrollo de otras patologías.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios