Desayuno con diamantes

José Fernando Pérez

Historias de lucha y supervivencia

Apareció. De forma lánguida al principio. Severa en el continuo. Apareció y ni siquiera en nuestro más íntima verdad, en la mirada a nuestra profundidad, en nuestro quehacer diario, teníamos el mínimo atisbo de lo que la vida nos tenía guardado.

"Si lo hubiera sabido antes…" Caja de resonancia, claro, si lo hubiera sabido antes… Metódica y asceta vida, deporte, cuidados generales, alimentación, hábitos saludables… Claro que lo sabemos. Pero aún así, apareció,

Me es imposible en esos momentos en que he tocado el mal, y lo he sentido entre mis enguantados dedos, traducir la sensación que me abruma por un segundo.

Es cierto que mi trabajo es ese, atender y ayudar en lo posible a quien lo solicita. He dedicado años de esfuerzo y dedicación para llegar hasta aquí, pero durante todos esos muchos años, toda la experiencia y todo lo aprendido se borran inmediatamente ante la inquisidora mirada de mi paciente.

Nadie está preparado para recibir noticia alguna de algo que le va a obligar a supeditar su exsitencia, sus quehaceres y su vida a un tiempo de pena y penitencia amargo en toda su extensión. Es difícil de definir por lo macabro del momento, pero que por desgracia ha tomado forma y lugar entre las cuatro paredes blancas y la luz artificial donde nos encontramos.

Han sido muchos años viendo cara a cara al enemigo, ensayando sus movimientos, comprobando sus aptitudes, estudiando sus trampas y venciendo su envites, pero sigue siendo el mismo enemigo, fiero.

Es una travesía larga, llena de descoyuntos, gritos y miedos. Entrada a un túnel, donde sí, hay luz al final, pero hay que pergueñar en atender a todas las situaciones que por desgracia pueden surgir y que pueden impedir alcanzar la alta cima y hacernos caer por el barranco más siniestro. Qué hemos de llevar, si sabemos que las cenizas no son las de un volcán, y por más que apagues la imagen, esto acaba de empezar. Comienza este viaje, donde seremos compañeros por algún tiempo. Se sumarán más y más viajeros que nos aportarán una parte esencial de ese don que tienen, su conocimiento, la experiencia experiencia, y donde la suma de las partes hará ese todo. Ese final que todos hemos de consegir vislumbrar, a pesar de las oscuridades que surgen durante el camino. Octubre, mes mundial de sensibilización del cáncer de mama.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios