DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El medio y el ambiente

Justicia sí, pero no por mi casa

Y ahora llegamos y nos preocupamos por las pencas que parece que han invadido todos los parques y jardines

Dicen que R. Oppenheimer, además de ser "uno de los padres de la 1ª bomba atómica", dijo que: "un científico debe tomarse la libertad de plantear cualquier cuestión, de dudar de cualquier afirmación, de corregir errores". Desde luego, mi experiencia con los científicos es que -en general- no se puede decir de ellos (de nosotros) que sean (seamos) "unos bienqueda". Al leer el artículo "Micorrizas: la simbiosis que conquistó la tierra firme", publicado por M. A. Selosse en la revista Investigación y Ciencia de este mes, y en el que afirma que "sin los hongos, la mayoría de las plantas no existirían. A cambio de productos de la fotosíntesis, proveen de nutrientes y protegen a los vegetales. Esta simbiosis se encuentra en el origen de los ecosistemas terrestres actuales". Así mismo, también refiere que los europeos de la época colonial, para poder criar pinos en América del Sur y en África, descubrieron que los piñones sembrados directamente en esos suelos no germinaban, pero si se plantaban en suelo llevado de Europa, crecían perfectamente. De esa manera introdujimos allí, no solo semillas y plantas invasoras, sino que lo más importante: acabábamos de introducir en esas zonas los hongos del suelo europeos.

Curiosamente se da la circunstancia de que los americanos de los USA y de Canadá, tienen catalogados los pinos que llevamos como plantas invasoras, pero no por eso van "a machete" contra ellos, eliminándolos. Pero es que además, tampoco han dicho "esta boca es mía" acerca de la invasión de microorganismos que hicimos, con lo importante que es ese hecho, gracias a la simbiosis que se produce entre plantas y microorganismos del suelo: plantas y microorganismos que llevan 400 MILLONES DE AÑOS prosperando y llevándose bien. Y no solo eso, sino que además aunque hay hongos que viven por fuera de la raíz (ectomicorrizas) y otros que se meten dentro de la raíz (endomicorrizas) sin ningún problema ni visos de tenerlo, entre ellos. Y lo del nitrógeno y las leguminosas gracias a los Rhizobium se produce desde hace 65 millones de años. O sea, ¡que muchos ni habíamos nacido cuando empezaron esas simbiosis!. Y ahora llegamos nosotros y nos preocupamos por las pitas y las pencas que parece que han invadido todos los parques y jardines de Almería, y nos están dejando sin tierra para sembrar ni para comer, ni para negocio, ni para ornamentales; pero de las papas y los pavos que nos trajimos de América no decimos ni pío; y a mi me tienen que no pego ojo pensando en los 3 cactus que compré el otro día en "un chino" por 2 "leuros" y medio, porque a lo mejor son plantas invasoras y la lío parda en 4 días.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios