El medio y el ambiente

DESDE 1966 MAREANDO LA PERDIZ

A finales de los años 80, la contaminación residual era de 2500 a 3000 veces superior a la de las pruebas atómicas

He leído en Wikipedia los datos del "accidente de Palomares": "el 17 de enero de 1966 dos aeronaves de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF), colisionaron en vuelo en una maniobra de reabastecimiento de combustible a 10 690 metros de altura sobre la costa mediterránea". En concreto sobre Palomares. "Esto provocó la caída de las cuatro bombas termonucleares que transportaba el B-52". "Las tres que cayeron en tierra fueron localizadas en cuestión de horas, pero la que se precipitó al mar solo pudo ser recuperada 80 días después".

Como consecuencia del trasteo a que las sometieron, se formó un aerosol. Como los de la respiración y la salivilla del covid pero más grande, y que en vez de contagiar el bicho extendió la radiactividad por unas "226 hectáreas de superficie", habiendo zonas con 117000 Bq/m², y hasta más de 37 millones de Bq/m² (saturaron los instrumentos de medida).? A finales de los años 1980, la contaminación residual era de 2500 a 3000 veces superior a la de las pruebas atómicas".? A modo de despedida de los americanos "durante varios días permanecieron en la zona (marines), retirando la tierra superficial contaminada de 25 000 metros cuadrados de suelo".

En el momento del accidente, ahí estuvo raudo y veloz el CIEMAT. Ésta fue su 1ª intervención en la zona. Después limpiaron "unas parcelas" y durante este tiempo tiene el encargo de medir, digámoslo claramente, la radiactividad de la zona, ya que por algo se llama: Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas.

Pero, mira por dónde, con el subidón que ha tenido Pedro, al ganar la medalla de oro, por no se qué, ha dicho que el CIEMAT retire de allí, no se cuánto tienen de plazo, los miles y miles de metros cúbicos de tierra que están molestando, más que nada por la radiactividad que emiten. Pero como el CIEMAT es, como indica su nombre, un Centro de Investigaciones, pues dice que de dónde van a sacar ellos los bidones y las palas para echar la tierra.

Así que, el ministerio de la Presidencia y el de las cosas de la ecología, echándole la pelota al CIEMAT, ya se ha quitado el problema de encima.

Lo que voy a decir ahora es "un suponer" que dice mi amigo Sebastián: si la tierra estuviera en las costas catalanas, por ejemplo, ¿estarían los propietarios de las tierras igual de resignados que nosotros? ¿Estarían las autoridades autonómicas, provinciales y locales tan resignados como nosotros? ¡Esto lo tiene olvidado "el áureo medallista olímpico"!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios