Libertad Quijotesca

Maestre, el hombre de La Mancha

Fernando Muñoz, profesor en la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense, es autor del libro El escándalo Maestre. Política y Universidad, publicado por la editorial Confluencias, con prólogo de Francisco Sosa Wagner y epílogo de Carlos Díaz. El libro relata la odisea de veinte años vivida por el filósofo y periodista Agapito Maestre, cuando fue despojado de su plaza de catedrático por defectos de forma en su convocatoria. Este largo y duro periplo no ha estado exento de capítulos que incluso nos recuerdan al realismo mágico, porque la administración no se ha recatado en alentar su interés en mostrar lo extraño, e incluso lo irreal, como algo cotidiano. No obstante, Maestre es un hombre de la Mancha, no solo porque los azares del destino le dieran como lugar de nacimiento la localidad de Puertollano, Ciudad Real, sino porque el espíritu cervantino es la brújula que le guía en estos menesteres por desfacer los entuertos puestos en su camino. Agapito Maestre es uno de los pensadores más importantes de España e Hispanoamérica. Afirma que trabaja para rescatar la cultura española, prueba de ello es su extensa obra, que incluye producción literaria, artículos de opinión, conferencias, programas de radio y actividad docente. En 2013 fue creada, en México, la Cátedra Patrimonial de Pensamiento Hispanoamericano, que lleva su nombre, en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. En febrero de este año publico su libro más reciente, un ensayo dedicado a Ortega y Gasset, filosofo imprescindible para rescatar nuestra maltrecha democracia. Muñoz describe esta obra principalmente como una crónica periodística, donde invita a la reflexión sobre la falta de estructura institucional de nuestro país. La paulatina degradación de España como proyecto de nación, es la evidencia dramática y palpable de que el Estado de las Autonomías ha de ser reformado. No podemos vernos atrapados por telarañas de formalismos ineptos, o las palancas que imponen las redes clientelares. Educación y universidad, corazón del conocimiento, han de participar de la vital separación de poderes que construye y regenera la democracia. La realidad de una sociedad, de una nación, la define su sistema educativo y los resultados que aporta, con todos sus matices y pragmatismo diario. Muñoz nos recuerda la cordura que habita en nuestro Territorio La Mancha.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios