Los sobresalientes acontecimientos políticos de la semana se han solapado con el fallecimiento de uno de los grandes políticos de la transición, el malagueño Eduardo Martín Toval. Era muy conocido por sus ocho años como portavoz del PSOE en el Congreso en época del felipismo, pero hizo muchas más cosas de relieve. Curiosamente ambos, el ex presidente González y su portavoz parlamentario entre 1985 y 1993, habían nacido el mismo día, el 5 de marzo de 1942. No acabaron bien. Tras las elecciones de 1993, González propuso a Carlos Solchaga como sustituto.

La propuesta salió aprobada en la Ejecutiva Federal por un solo voto. El guerrismo, que quería la continuidad de Eduardo, forzó su candidatura en el grupo parlamentario. Se votó en urna y ganó Solchaga. Hubo guerristas que votaron al ex ministro de Economía, pensando que si perdía, Felipe era capaz de dimitir. Hace un mes, en una entrevista la Opinión de Málaga, Eduardo ajustaba cuentas con González con la elegancia que le caracterizaba: "La ambición en política sólo es respetable si está ligada a la competencia. Felipe González, que no es santo de mi devoción, era un tío muy ambicioso, pero, a la vez, muy competente".

Un trabajo menos conocido, pero de enorme importancia es su Guía Jurídica para Trabajadores que escribió junto a Arturo Moreno y Jordi Rigau para Editorial Fontanella (1972), de la que durante una década se hicieron ediciones actualizadas. Este libro, manual de uso de sindicalistas y magistrados, fue el texto con el que el ex presidente Borbolla dio clase de Derecho del Trabajo a una generación de estudiantes de Económicas de Sevilla. Martín Toval, doctor en Derecho, sacó primero las oposiciones a Técnico de la Administración Civil del Estado y en 1970 se presentó a las de inspector de Trabajo, promoción en la que quedó segundo y tercero José Antonio Griñán.

Diputado en el Congreso en 1977, estuvo en el grupo de trabajo de apoyo a la ponencia constitucional para la redacción del Título VIII, junto a Miquel Roca (CDC-PNV), Jordi Solé Tura (PSUC-PCE) y José Luis Meilán (UCD-AP). El informe fue asumido íntegramente por la ponencia. Su modelo de organización territorial no hacía diferencias entre unas comunidades autónomas y otras. Fue en la fase de enmiendas cuando se establecieron desigualdades. También fue uno de los redactores del primer Estatuto de Cataluña. Y antes de retirase, concejal socialista durante el primer mandato de Celia Villalobos.

Sus rivales le tenían por duro, pero dispuesto al pacto y leal para cumplir acuerdos. Sus amigos destacan su inteligencia y sentido del humor. Retirado de la política y jubilado de la inspección de trabajo, mantuvo sus compromisos civiles. El martes se desplazó desde La Cala a la manifestación de Málaga a favor de los derechos de las mujeres. Y tuvo un infarto cuando volvía a casa. Como ciudadano, murió con las botas puestas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios