DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El medio y el ambiente

Medias y gasto medio

En un negocio el dinero de la empresa es de la empresa, así que de hacer tonterías con el dinero nada de nada

Hace unos meses estuve almorzando en Granada con un grupo de amigos en el que la mayoría son estadísticos. Y lo cierto es que yo pensaba: verás tu si ahora los bordes estos no echan mano de alguna ponderación para liarnos a los que no tenemos ni idea de estadística. Pero no, no echaron mano de ningún calificativo raro de la media y pagamos dividiendo importe entre número de personas.

Bueno, pues esta mañana (cuando estoy escribiendo estas líneas) he leído que el presupuesto de nuestro Ayuntamiento para 2020 es de unos 189.000.000 (ciento ochenta y nueve millones de euros). Maravilloso. Pero no se por qué he tenido que pensar, y he pensado: ¿a cuánto tocamos?.

Disculpas por la expresión, pero ¡maldita la hora en que he pensado!. Lo primero que he hecho es buscar el número de habitantes de Almería ciudad, como se dice ahora: 196.851 a 1 de enero de 2018. Lo siguiente, me he metido en el portal de transparencia del Ayuntamiento de Almería y ahí he mirado el presupuesto de 2019: 183.484.439,62 "leuros" o "napos" que dice un amigo. A continuación, he dividido esa cantidad entre 526,59 € que son los ingresos por habitante que dice el Ayuntamiento y resulta que Almería ciudad tiene 348.438,8986 habitantes que podemos redondear a 348.439. ¡Mi, no comprender!. Después he dividido el presupuesto del 19, los 183 millones y pico, entre los gastos por habitante que la internet dice que son 841,91 €, y me salen 217.938,3065 que podemos redondear a 217.938 habitantes, y que se supone que son los habitantes de Almería ciudad. Dos cifras distintas. Y ninguna de las dos coincide con la que dice el INE. Y estas divisiones no son ni cocina ni ná, eso es como hacer un bocadillo de sobrasada: cortar pan y untar; contar dinero y dividir: media aritmética vulgar, corriente y sencilla. Como la de mi comida con estadísticos.

En un negocio particular o empresa como se dice ahora, el dinero de la empresa es de la empresa, así que de hacer tonterías con el dinero nada de nada. ¡Desgraciado del empresario que se piense que el dinero de la empresa es suyo!. Y, por otra parte, ¡aviado va el contribuyente que le presente a la Administración unas cuentas que no estén claras!. Pienso que este descuadre que me sale en las divisiones es motivado por los títulos de los epígrafes que aparecen en la web del Ayuntamiento, así como por lo complicada que parece que es tanto la Economía como la Macroeconomía y la elaboración de los Presupuestos municipales. Si no fuera así, causaría mal efecto encontrarse esos resultados tan aparentemente extraños.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios