Libertad Quijotesca

Mentiras constituyentes

Una Nación cuyo pueblo desconoce de donde viene, y que no se respeta así mismo, es fácil de destruir y someter

Gracias a un querido amigo, en estos tortuosos días, he aprendido que es la Oclocracia: Gobierno de la muchedumbre, es decir, el sector de la sociedad sumido en la ignorancia, movido por sentimientos elementales y emociones irracionales. Una de las formas de degeneración de la democracia. Aristóteles la define como "Aquel sistema caracterizado por el gobierno de la muchedumbre, distinto a la sofocracia, donde el gobierno debe recaer sobre los que saben". En La rebelión de las masas, José Ortega y Gasset introduce el concepto del "hombre masa; aquel que no se valora así mismo, en bien o en mal, sino que se siente como todo el mundo". Cree saber y no sabe porque no valora el esfuerzo y la responsabilidad de aprender. En contraposición; el pueblo es el cuerpo social que está conformado por los ciudadanos que son conscientes de sus responsabilidades y necesidades reales, que valoran el mérito, conocimiento y la capacidad de ejercer su poder como sociedad ciudadana, en el proyecto político común que es la Nación. En España la industria del politiqueo está en manos de una oclocracia totalitaria internacional. Casta de ambición desatada, sin escrúpulos en cuanto a las consecuencias de sus actos, ni a la naturaleza de sus socios en el poder. Fomentan lacayos de la subvención, celebran a palanganeros que se suenan la nariz con la bandera de España por televisión. Violencia intelectual y violencia física. Una Nación que no se respeta a sí misma es mucho más fácil de destruir y esclavizar a sus ciudadanos. Por eso hay que dividir al pueblo mediante la ignorancia, terror, odio, la precariedad económica, inquisición fiscal y la vulnerabilidad sanitaria. Embisten en una dirección: lograr una constituyente. El patrón viene de la dictadura castrochavista de Venezuela. Inolvidable el señor Billetera "llorando un Orinoco" al nefasto Hugo Chaves. La constituyente consiste en la aprobación de una ley por la mayoría de los miembros de las Cámaras, que permitiría al gobierno armar un referéndum para convocar una Asamblea Constituyente, con el objetivo de reformar parcial o totalmente la Constitución. Esto es lo que hizo Chaves en Venezuela en 1999. Sus orígenes se encentran en la Revolución Francesa (5 mayo 1789- 9 noviembre de 1799). Esta es la horquilla que sujeta el moño del vicepresidente y el marco del espejito mágico del presidente. Mentiras y miedo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios