En la hora de tutoría, la profesora lanza una pregunta: «a ver, chicas y chicos, hoy vamos a hablar sobre qué hacer si detectamos algún indicio de violencia en nuestro entorno cercano. Por ejemplo, si sabemos qué nuestro vecino no permite a su pareja que vista como quiera y escuchamos cómo le azota, ¿qué debemos hacer?». Pedro levanta la mano: «nada, no debemos hacer nada, mi padre dice que cada uno en su casa debe hacer lo que quiera, y que nadie es quien para entrometerse». Irene añade, con voz triste, «se debería actuar, pero… ¿es que no has visto lo que ha pasado este verano en Afganistán?».

Mientras tanto, en otra aula el profesor de historia está hablando sobre por qué surgen las grandes organizaciones supranacionales, la ONU y la Unión Europea. Rebeca levanta la mano: «profe, entonces, ¿por qué siguen pasando cosas como lo de Afganistán?, ahí parece que a nadie le importan los derechos humanos y que esas organizaciones no sirven para nada».

La profesora de filosofía está ese mismo día introduciendo los conceptos filosóficos del bien y el mal, a lo largo de la historia. Antonio, un alumno muy brillante, interrumpe bruscamente la clase y dice: «esto es una chorrada, el bien y el mal no se pueden definir con antelación, siempre dependen de lo que se quiera conseguir en ese momento, si algo interesa o es útil, está bien, si no, no merece la pena».

En la asignatura de ciudadanía, otro profesor empieza a hablar de los derechos humanos. El primero es que todas las personas tienen derecho a la vida, independientemente de su género, etnia, creencias religiosas, etc. Uno de los más importantes es también el derecho a la educación. «¿Y por qué se prohíbe que las mujeres vayan a la escuela, en Afganistán?», pregunta Sara. Y añade: «¿por qué matan a las personas por sus creencias religiosas?».

Por último, en el aula de música se introducen las músicas del mundo. «La música es una de las pocas cosas totalmente universales, en la humanidad», dice la profesora. Fernando, que estudia en el conservatorio y está montando un grupo de rock, pregunta: «¿Te has enterado de que en Afganistán se prohíbe incluso escuchar música?».

El tema 1 lleva por título «Mirar hacia otro lado»... y es que hay cosas que ni el más preparado de los claustros ni el mejor de los centros educativos van a poder compensar. No por ello dejaremos de intentarlo, cual Quijotes enfrentados a molinos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios