El medio y el ambiente

Moderna: ¡hip, hip, hurra

Para estudiar, trabajar y producir, lo primero es centrarse y tener las ideas claras. A continuación dinero para vivir

Vayan por delante mis disculpas: como soy y me siento químico, practico la razón hasta en lo más íntimo de mi ser y prueba de ello es que me gusta leer a Benedicto, "que hace como yo" y lleva la razón a todos sus escritos. Dichas quedan. Para estudiar, trabajar y producir, lo primero es centrarse y tener las ideas claras. A continuación dinero para vivir, y al final se obtienen los resultados. Pero, eso sí, todo con grandes dosis de esfuerzo, sacrificio y superación de las dificultades internas y externas. Y éstas suelen ser muchas. En España, el dinero, salvo honrosas excepciones, pocas para lo que a algunos nos gustaría, al dinero, en frase tópica, le sigue gustando lo tangible material. Y en la Administración, a pesar del alto índice de productividad que tiene la investigación química, éste brilla por su ausencia. Desconfianza y miedo. En Estados Unidos hace unos 10 años montaron la empresa "MODERNA" cuyas 3 últimas letras dan idea de a qué se han dedicado este tiempo. Me parece que han hecho algo así como coger el RNA del coronavirus ese, y con eso han fabricado una vacuna. Con el RNA y sus devaneos tengo poco contacto. Los que si lo tratan con frecuencia son 3 amigos míos de la UAL: uno de Albox, otro de Motril y otro oriundo de Aldeire, que sé que me perdonarán mi forma de hablar sobre el mismo.

El titular de la columna está dedicado a la empresa MODERNA, de la que su Director del área médica (creo) se llama Juan Andrés y es español y he tenido el gusto de escucharlo esta mañana entrevistado por Herrera: la empresa lleva diez años invirtiendo dinero, y por lo visto ahora han recogido, y de qué manera, los frutos o beneficios. Además del prestigio de haber encontrado una vacuna -ya probada en "45 voluntarios, en los cuales hemos probado tres dosis distintas … y hemos tenido unos resultados en los cuales hemos generado anticuerpos en todas las personas a las que se ha vacunado". Añade que "hasta este momento no hemos tenido efectos secundarios en ninguno de los voluntarios, si acaso alguno de grado 3 que es un dolor en el brazo en el punto de inyección o algún tipo de enrojecimiento, de lo que no hay que preocuparse según nos dicen los inmunólogos". Además, ya han firmado un acuerdo con una farmacológica suiza con fábricas en todo el mundo que pueden producir mil millones de vacunas al año. Como en el proceso de vacunación de la persona intervienen las proteínas, ahí sí que por mi larga relación con ellas y los resultados conseguidos, me siento reforzado y "lleno de orgullo y satisfacción".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios