El Novio de la Muerte

El día 20 fueron miles las personas que celebraron ese día tan solemne para todos los legionarios

Estimados y apreciados lectores, hoy lunes, hemos entrado de lleno en un caluroso otoño, siendo víspera de la festividad litúrgica de Nuestra Señora de la Merced, Patrona de la comunidad penitenciaria, quedando todavía en los aires del mediterráneo, los ecos sonoros de ese momento especial vivido con luz propia el pasado viernes día 20 de septiembre, con motivo del aniversario fundacional de la Legión, al ser el día en el que se alistó, hace 99 años en el Tercio de Extranjeros, el primer legionario en la ciudad española Ceuta, cuna de esta laureada unidad militar.

El día 20 fueron miles las personas que como un solo cordón umbilical ante el Cristo de la Buena Muerte y con la plenitud del alma, celebraron ese día tan solemne para todos los legionarios y también para todos los que llevan la legión latiendo en su corazón a ritmo acelerado, al hacerse presente los sentires más humanísticos incardinados en los valores cívico-militares del Credo legionario.

Pero sin duda, fue durante las diferentes Paradas militares llevadas a puro y debido efecto reglamentario como "Sábado legionario" en los diferentes acuartelamientos o bases militares en donde se encuentran las sedes de los Tercios de la Legión: Ceuta, Melilla, Ronda - Málaga- y Viator- Almería-, cuando se produjo ese bellísimo adagio poético hecho barroca música sacralizada para entonar, mirando al cielo y al unísono, "El Novio de la Muerte".

Gestos airosos, miradas reflexivas, silencios de quietud, lágrimas dolorosas y mucha emoción amorosa que embriagaban, desde dentro y desde fuera del Patio de Armas, al escuchar con fervor y recitar con devoción esas letras que exhortan un hecho histórico ocurrido el 7 de enero de 1921 en Beni Hassán durante una acción militar, y que el Teniente Coronel Millán Astray, quiso que fuese la aureola de literatura escrita en versos novelados, la que diese a sus legionarios esa impronta de los sentimientos poéticos expresados por los escritores de la generación historiográfica del Novecentismo como José Ortega y Gasset, cuyo padre, José Ortega Munilla, fue el primer civil honrado con el título de "Legionario de Honor".

Desde el rescoldo de mi atalaya, es ahí, entre vosotros legionarios, damas y caballeros, donde percibo con la razón, la adoración por la Patria, la veneración a la Bandera y la adhesión al primero de los legionarios, S.M. El Rey, y que con lealtad y fidelidad dais la sagrada vida por España y la Legión. ¡Viva la Legión!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios