Olímpicos, los anillos que unen el mundo

La bandera está estrechamente ligada al himno olímpico, adaptado por el Comité Olímpico Internacional en 1957

Mañana no me mueve nadie de mi sillón. Comienza la gran cita olímpica y hasta el 8 de agosto, estaré todo el tiempo que pueda disfrutando de los mejores atletas del mundo. Son los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, oficialmente llamados los Juegos de la XXXII Olimpiada. Como toda organización de gran relevancia, los Juegos Olímpicos tienen sus propias señas de identidad. Éstas, en la fórmula del juramento de los participantes, la ceremonia de encendido de la llama olímpica en su pebetero y la Carta Olímpica. La bandera ideada por el barón Pierre de Coubertin en 1913 la forman sobre un fondo blanco los cinco aros entrelazados de color azul, amarillo, negro, verde y rojo que representan el principal símbolo de los Juegos Olímpicos. Este aristócrata francés, a finales del siglo XIX, ante el descubrimiento y rescate de las ruinas de Olimpia, quien propuso crear los Juegos como símbolo de fraternidad y nobleza que deben de enmarcar el deporte.

La llama olímpica también simboliza el espíritu, la lucha por la perfección y la victoria. Fue en el Berlín de 1936 cuando tuvo lugar por primera vez una marcha por relevos donde tomaron parte unos 3.000 corredores, desde las ruinas del templo de Hestia hasta el estadio olímpico de la capital alemana. Una vez allí, el tradicional encendido se convierte en un espectáculo de gran vistosidad y originalidad.

La bandera está estrechamente ligada al himno olímpico, adaptado por el Comité Olímpico Internacional en 1957. Está basado en unos versos del poeta griego Costis Palamas y el pentagrama es de Spiros Samanas. La primera vez que se interpretó, antes de adopción como oficial, fue en las Olimpiadas de Atenas, en 1896, por un coro compuesto por miembros de todas las sociedades musicales de Grecia. Se interpreta en la ceremonia de inauguración, acompañando la entrada de la bandera olímpica al estadio.

"Citius, altius, fortius". El lema olímpico "Más rápido, más alto, más fuerte" simboliza la ambición para superar a los rivales y la voluntad de cada deportista por superarse a sí mismo. Fue creado por el fraile dominico francés Henri Didon, amigo de Pierre de Fredy, barón de Coubertin.

Serán diecisiete días entregado por completo al espíritu olímpico y desde mi sillón veré establecer marcas que hace unos pocos de años eran impensables.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios