República de las Letras

LA PROBLEMÁTICA VUELTA AL COLE 4

Hay madres que, con gran sentido común, no van a enviar a sus hijos al colegio cuando empiecen las clases

Dan ganas de responder, uno a uno, a los articulistas de derechas que ven lo de la vuelta al cole como una "vuelta a la normalidad". Dicen que el tema está politizado y que la culpa del fracaso anunciado de la tal vuelta al colegio va a ser tanto de los profesores como de los padres, que "deberían ser los más interesados". ¡La leche! Su sesgada fe en los ineptos que gobiernan la Junta de Andalucía les ciega, y aun así osan decir que el tema está politizado. ¡Pues claro que está politizado, como que son los políticos, no los padres ni los profesores, los que tienen que poner soluciones! ¿Hay algo en la Vida que no esté politizado? ¿Algo que no dependa, de una forma u otra, de la Política? ¿Puede actuar el político -o cualquiera- obviando sus ideas políticas? Demagogia, eso es lo que hacen muchos opinadores.

Y es que, en efecto, lo que está en juego es la salud de mis niños. Y, a través de ellos, la mía, la de mi familia y la de mis vecinos, la de mi barrio, la de mi ciudad y mi provincia: la de mi país. Algunos dicen que según se desarrolle la pandemia, así se actuará. ¿Y cuántos niños caerán mientras eso ocurre? ¿Serán los míos? Hay madres que, con gran sentido común, no van a enviar a sus hijos al colegio cuando empiecen las clases; lo harán cuando vean completa seguridad. ¿Absentismo?: oiga, el miedo es libre, y, tratándose de mis niños, como decía aquel, los experimentos, con gaseosa. ¿Normalidad? ¿Qué normalidad es ésta en la que se recomienda no más de diez personas en las reuniones familiares, pero se quieren las aulas llenas a tope de niños? ¡A quién quieren engañar! ¡Normalidad! Esta nueva realidad, llena de rebrotes, no tiene nada de normal. ¿Y queremos que los niños sí vuelvan a la normalidad anterior al covid-19? No tiene ni pies ni cabeza. Mientras no se modifiquen las ratios -menos niños por aula-, no se aumenten los efectivos docentes y también los no docentes -no sólo una enfermera del centro de salud para a atender por teléfono a los colegios de la zona- y mientras no se amplíen los espacios -que los hay, pero precisan obras- no será lo que quieren llamar normalidad, será otra cosa. Otra cosa con muchos riesgos. Aquí las Ampas tienen mucho que decir. Pero hoy por hoy es seguro que ni nueva ni antigua normalidad: no se podrá volver a los colegios. Al menos presencialmente. Porque lo de la enseñanza telemática, ya se verá. Como tantas cosas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios