Paradojas del paro en octubre

Lejos quedan reducciones como las del período 2013 -2015 en las que llegó a bajar en más de 4.500 personas

Ccuando se publique este artículo hará pocas horas que sabemos quiénes componen las nuevas Cortes. Lo que no estará tan claro es cuánto van a durar. Pero eso, ya, queda para otros debates. Ahora toca afrontar pequeños detalles que olvidamos en la campaña electoral, como el asunto ese de la desaceleración económica. En este día después recordamos que, publicados los datos de paro y afiliación a la Seguridad Social del mes de octubre, nuestra provincia ofreció el mejor dato nacional sobre descenso del desempleo y, al tiempo, el peor posible. Uno que nos dice que, por primera vez, la ralentización en la creación de empleo se nota ya en Almería. Octubre, no hace falta recordarlo, es el mes en el que las cifras de reducción del paro en nuestra provincia alcanzan sus mejores resultados. De siempre, incluso en aquel octubre de 2008 donde también fuimos la provincia española en la que mayor reducción del paro se produjo. De hecho fuimos la única. Lo malo: la cifra. El desempleo bajó en 266 personas. La crisis estaba anunciada. Ahora, el paro desciende en 2.057 personas. Buena cifra, sin duda. Aunque es el peor descenso desde que se inició la recuperación. Esto es, el mes de octubre en el que menos desciende el desempleo desde el mismo mes de 2012. Esto es, hay que remontarse hasta la recesión para encontrar un dato peor que este. Lejos quedan reducciones como las del período 2013 -2015 en las que llegó a bajar en más de 4.500 personas. Bien es cierto, que entonces además del reinicio de la campaña agrícola nos encontramos con una recuperación en las que las plantillas de las empresas estaban en mínimos. Cualquier aumento de la actividad obligaba a realizar contrataciones. Quizás ahora se esté optando por la prudencia y si fuera necesario se recurriría a las horas extras. Si fuera necesario digo, porque también el número de las que se realizan está bajando. No nos flagelemos. Desde octubre de 2014 el paro se ha reducido un 27% y el total de afiliados a Seguridad Social es inferior en algo más de 1.400 personas a las existentes en diciembre de 2018, cuando se alcanzó el máximo histórico de trabajadores afiliados. Es muy predecible, por tanto, que 2019 finalice con un nuevo récord de afiliación a la Seguridad Social. Es evidente, sin embargo, que no basta con observar, las señales de frenazo del empleo están claras y las soluciones también deberían haberlo estado. No se dijo mucho en campaña, salvo aquello tan irreal como patético de que esta vez lo pagarán los ricos, aceptando que habrá un esta vez, en lugar de un vamos a evitarlo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios