Opinión

Políticas con corazón

La Junta se ha puesto en la piel de los empleados autonómicos con hijos con cáncer o enfermedad crónica

Cuando un hijo o hija enferma a sus madres y padres -o cuidadores- les invaden sentimientos de diversa naturaleza. Al incuestionable dolor e impotencia de tener que vivir sin poder arreglar con sus propias manos la situación sobrevenida y tener que mantenerse a la espera de un feliz desenlace, se suma el desasosiego laboral. Una enfermedad prolongada de un familiar dificulta, en la mayoría de los casos, la continuidad en el mercado de trabajo de alguno de los miembros del domicilio ya sea por días, semanas o meses. Si se trata de una enfermedad grave, la situación adquiere otro cariz. Tratando de ponerse en la piel de esas familias, el Gobierno andaluz ha aprobado recientemente una medida de vanguardia que ampara a los empleados autonómicos quienes disfrutarán de un permiso especial para el cuidado de hijos e hijas con cáncer u otra enfermedad grave. La medida se concreta en distintas reducciones de la jornada laboral según los casos, con la percepción del cien por cien de las remuneraciones. Las familias se podrán acoger a esta medida, en principio, durante un mes y el tiempo se prolongará a dos o más meses si así se considera desde el equipo facultativo que lleve el caso de la persona enferma. Los empleados públicos afectados por esta situación podrán solicitar el permiso en cualquier momento del proceso de enfermedad: nada más producirse el ingreso, durante el tratamiento y, también, en el caso de recaída. El supuesto básico es el de la necesidad de cuidado directo, continuo y permanente tanto por parte de las personas progenitoras como de las adoptantes, guardadoras, acogedoras y tutoras.

Respecto a las enfermedades, además del cáncer se incluyen todas las que tienen consideración de graves en la legislación estatal que regula la prestación económica por cuidado de menores afectados en la Seguridad Social, así como el supuesto de cuidados paliativos. La Junta también prevé actualizar el listado de enfermedades cuando se den circunstancias especiales y estableciendo vías de negociación con los sindicatos y con los propios afectados puesto que cada caso es diferente y, ahí, el Gobierno andaluz quiere mostrar su generosidad y voluntad para seguir apoyando a las familias cuando más lo necesitan. La última ampliación data de 2016. El listado básico que sirve de soporte al permiso contempla ya más de un centenar de enfermedades.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios