Opinión

Premio a la capacidad

Los socialistas mimamos a nuestro alumnado y les premiamos si hacen bien su trabajo, que es estudiar

Suelen ser pocas las ocasiones en las que el futuro depende de uno mismo. En contados momentos es uno o una quien protagoniza su historia casi en exclusiva. Es lo que sucede y lo que se pide a los jóvenes, a partir de este año con la bonificación del 99% del coste de la matrícula universitaria que ha puesto en marcha la Junta. Quienes se acaban de incorporar a la enseñanza pública superior en Andalucía -salvo quienes tengan beca- abonarán todos los créditos de los que se matricule. Un curso de 60 créditos tiene en nuestra Comunidad un coste de 757 euros. Sin embargo, al año siguiente, si aprueba todo tan sólo deberá pagar un 1% de los 60 créditos. Menos de siete euros.

Con esta medida el Gobierno andaluz ha diseñado un modelo de educación universitaria que blinda al alumnado capaz y se evita el abandono de estudios por razones económicas, por los posibles problemas que puedan encontrar el alumnado y sus familias para afrontar el pago de estos estudios. Ahora, el mérito prevalece sobre la capacidad económica de los progenitores del alumno o alumna. Se trata de un paso más hacia la igualdad que emprende la Junta de Andalucía, que está a años luz de otros pensamientos y otras maneras de gobernar en desigualdad para la población.

Frente a la subida de las tasas universitarias que abanderó el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012, frente a los cambios en los baremos de puntuación y frente a las dificultades que imponen desde el PP a los estudiantes para progresar, los socialistas nos rebelamos.

En Andalucía mimamos a nuestros alumnos y alumnas, a nuestro futuro. Les protegemos y les premiamos si hacen lo único que se les pide en este momento de sus vidas: estudiar y esforzarse. De lo demás, ya se encarga la Junta. El Gobierno andaluz destinará para la bonificación universitaria unos 29 millones de euros en beneficio de unas 30.000 personas. Ya se iban dando pasos. El pasado curso, por cuarto ejercicio consecutivo, se congeló en 12,62 euros el crédito del grado universitario, al igual que el precio de los másters, lo que ha convertido a las universidades andaluzas en los centros donde la educación superior es más barata y accesible. El fraccionamiento en hasta ocho pagos o las exenciones de pago para casos como las víctimas de violencia de género o los Premios Fin de Grado son otras medidas de la Junta para recompensar el esfuerzo y la capacidad de los jóvenes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios