Punto y aparte

El pequeño comenzó a sollozar y él se sintió culpable de haberlos convencido para ir al fallido partido de fútbolEs un hecho que Marruecos está intentando convertirse en un socio estratégico importante para EE.UU

Lo sucedido esta semana en Ceuta resulta, nos guste o no, un punto y aparte en las relaciones con Marruecos. Dejando a un lado el drama humano que lleva a sus espaldas cada una de las personas que cruzaron a nuestro territorio, y sin restarle importancia, este episodio, visto desde la perspectiva de un acto de uso de fuerza reconocido por las propias autoridades gubernamentales y diplomáticas del país actuante y que ha puesto a España en una situación tremendamente incómoda, ha venido a tensar más una cuerda que lleva mucho tiempo tensa y que, no pocos, la ven de la tonalidad gris que presentan las denominadas "zonas grises", esas que están situadas entre la zona blanca de la paz y la negra de la guerra. Jordán, J., en su artículo "El conflicto internacional en la zona gris: una propuesta teórica desde la perspectiva del realismo ofensivo" publicado en la Revista Española de Ciencia Política n° 48 de 2018, define así a las "zonas grises", un concepto desarrollado recientemente para la explicación de ciertas dinámicas de la política internacional actual: "La zona gris es un espacio intermedio en el espectro de conflicto político que separa la competición acorde con las pautas convencionales de hacer política, del enfrentamiento armado directo y continuado. El conflicto en la zona gris gira en torno a una incompatibilidad relevante para al menos uno de los actores. Las estrategias utilizadas son multidimensionales, de implementación gradual y con objetivos a largo plazo".

Y así, como si este país no tuviera ya demasiados desafíos por delante, nos vemos compelidos a sacar lo mejor de nuestra diplomacia sin mostrar debilidad alguna ni perder un àpice de fuerza y autoridad. No me imagino lo difícil que debe ser dar una respuesta que recoja todos estos atributos. Es un hecho que Marruecos está intentando convertirse en un socio estratégico importante para EE.UU y que sus intentos están dando frutos: suministro de armamento de primer nivel para convertirse, en pocos años, en la primera potencia militar de África, reconocimiento por el gobierno estadounidense de la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidenta,l y de su rol de actor internacional, y apoyo para que Marruecos e Israel acuerden establecer "relaciones diplomáticas plenas", son algunos de esos frutos. Y, seguramente, esto haya sido uno de los grandes acicates para esta demostración de fuerza que nos acaba de hacer nuestro país vecino. No han enviado fuerzas militares, ni nos han atacado económica o comercialmente, pero, por un momento, han conseguido desestabilizarnos, tanto o más, que si lo hubieran hecho. Sin duda, vienen años de preocupaciones. Y termino dando gracias a todos los que siempre dan lo mejor de sí por nuestra seguridad por haberlo hecho de nuevo en las playas y calles de Ceuta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios