Paseo Marítimo

Realidades paralelas

Nuestro voto en contra tiene que ver con el hecho de que vaya a políticas sociales 1,75 de cada 100 euros

Analizando los presupuestos del Ayuntamiento de Almería para este año da la impresión de que el alcalde y sus concejales no viven en la misma ciudad que la mayoría de los almerienses. Con suerte, si no hay alegaciones, entrarán en vigor en marzo, dos meses tarde, una característica de esta gestión del PP, siempre improvisada y apuntalada por C's. El gobierno de Fernández-Pacheco sigue como ausente ante el grave problema del desempleo y las demandas sociales de muchos almerienses, y ante la falta de cohesión en la ciudad. Mientras un céntrico barrio va a recibir El Gordo de las inversiones, en forma de 700.000 euros, la mayoría se tendrá que conformar con la habitual pedrea. Desde el PSOE hemos votado en contra de ese modelo de ciudad de PP y C's que da la espalda a más de 20.000 parados, pues sólo se destinan 100.000 euros a crear empleo dentro de un presupuesto de casi 183 millones.

Otra importante razón de nuestro voto en contra tiene que ver con el hecho de que se destine a políticas sociales únicamente 1,75 de cada 100 euros, cuando los servicios sociales municipales viven su peor momento. El leve incremento en el área se debe al aumento del 551% en el homenaje a los mayores y al aumento en sólo 20.000 euros de las ayudas de emergencia social, partida que por norma general se agota a mediados de año.

Y luego están la deuda y el IBI. Estos años de gobierno del PP en el Ayuntamiento han generado una deuda municipal para todos los almerienses de 98,1 millones de euros: más de 500 euros por habitante. Además, persisten en el engañabobos del IBI. No podemos estar de acuerdo con que el alcalde quiera acallar el malestar de los contribuyentes con una exigua rebaja del 1,5%, cuando el Gobierno central ha autorizado reducirlo hasta un 8%. Ya es hora de que el Partido Popular pregunte también en la calle o en las juntas de distrito, esos órganos de participación que quiere poner en peligro, en qué quieren los ciudadanos que se gasten los fondos municipales, aunque para eso debería adentrarse en el 'insospechado y misterioso' mundo de la participación ciudadana. Por eso, desde la responsabilidad que nos caracteriza, plantearemos para el próximo ejercicio un presupuesto alternativo, fruto de la participación real y efectiva, para poner al servicio de las personas los fondos públicos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios