Utopías posibles

Sahel, inestabilidad y cómo nos afecta

España es uno de los países que conforman la frontera sur de Europa y, precisamente por su cercanía al continente africano, todo lo que en él ocurra nos afecta directamente. Hay una primera línea de países africanos al norte del continente con los que se mantiene una relación estrecha a niveles político y comercial cuya estabilidad es fundamental para Europa y hay otra segunda línea que es el Sahel, que la vemos más lejana, pero que la trascendencia para nosotros de todo lo que ocurre allí también es muy grande.

El Sahel ocupa una franja al sur del desierto del Sahara que va desde el océano Atlántico hasta el mar Rojo y lo componen los siguientes países de oeste a este: Senegal, Mauritania, Mali, Burkina Faso, Níger, Chad, Sudán y Eritrea.

En estos países hay en la actualidad muchos conflictos de diversa intensidad que dificultan su desarrollo: guerras civiles, insurgencia interna, terrorismo de origen islamista y redes criminales, que se unen a una debilidad institucional en algunos casos que hace que la estabilidad y el futuro de estos países genere una gran incertidumbre.

Su importancia para nosotros tiene que ver fundamentalmente con la seguridad y con la inmigración. La presencia de grupos terroristas en la zona es grande y supone una amenaza directa; la mayor parte del territorio de estos países está ocupada por el desierto y ello facilita que haya zonas que escapan fácilmente a la acción de gobierno y sea fácil utilizarlas como base segura por grupos terroristas o de insurgentes.

Una amplia extensión de terreno al sur de Argelia y al norte de Mali es desde hace bastante tiempo la base de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI), franquicia de Al Qaida y uno de los grupos terroristas más activos en esta zona. En paralelo, en esa misma zona y en su prolongación hacia el sur de Libia y al norte de Níger, la presencia de grupos afines al DAESH está creciendo por ser una alternativa a zonas como Siria donde su presencia se ha visto limitada a pequeños reductos y su continuidad está amenazada. En lo relativo a la inmigración, hay que partir de la premisa de que la población en el Sahel se multiplicará por varios enteros a medio plazo y la inseguridad, los conflictos internos y la pobreza empujarán a un volumen de población importante a emigrar a otros países. En la actualidad un 80% de la emigración se queda en territorio africano y un 20% viaja al resto del mundo, siendo Europa uno de sus destinos y España uno de los puntos de entrada. Los cambios en la situación en estos países pueden incrementar el porcentaje de emigrantes con destino a Europa.

Durante los últimos años ha destacado por su trascendencia en toda la zona y por sus repercusiones en el norte de África y en el sur de Europa la situación en Mali. Además de servir de base para AQMI en el norte del país, sus graves problemas de gobernabilidad han hecho que el pasado 18 de agosto hubiera un golpe de estado, que los miembros de las Fuerzas Armadas malienses que lo llevaron a cabo justificaron en la falta de seguridad y de recursos del Ejército para llevar a cabo su lucha contra el terrorismo y la insurgencia. La inestable situación de este país ha hecho que desde la rebelión de los tuaregs en 2013 se hayan desplegado en Mali misiones de la ONU y la Unión Europea en apoyo a su lucha contra el terrorismo y la insurgencia y para el entrenamiento y asesoramiento de sus Fuerzas Armadas y de seguridad. La solución de todos estos problemas no es sencilla, es evidente que hay que facilitar su desarrollo y sus estructuras de gobierno, pero las características de su población no lo hacen sencillo. En lo relativo a la seguridad, desde hace mucho tiempo se ha puesto de manifiesto que la seguridad en Europa tiene una dimensión exterior, evitando que los grupos terroristas puedan hacerse fuertes en una zona e irradiar desde allí sus actividades hacia nuestros países. España es muy consciente de ello y por eso tiene una participación importante en la misión de la UE en Mali, que ha liderado en algunas etapas, y otras de apoyo en Senegal y Mauritania. Conocerlo y apoyarlo por parte de la sociedad es una muestra de apoyo a su misión en beneficio de nuestra seguridad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios