¿Soja en la Luna?

La soja es una leguminosa que sirve para muchas cosas: ¡que se lo pregunten a los chinos! China la paga bien

China tiene unos 1.400 millones de habitantes y, según el periódico Clarín, de Buenos Aires, importa unos 90 millones de toneladas de soja al año (tocan a unos 64,3 kg de soja al año cada uno). El mismo periódico también dice que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos estima que China importará 122 millones de toneladas de soja en 2021/2022, con una previsión de 200 millones de toneladas en 2025. La soja es una leguminosa que sirve para muchas cosas: ¡que se lo pregunten a los chinos!. China la paga bien, y esa es la razón por la que se está sembrando mucha soja en América. De hecho en América están haciendo las Américas con la soja para la China. Resultado: que los chinos y los americanos están contentos.

Pero mira por dónde llega la FAO y se pone a decir ("Estado mundial del recurso suelo", 2016) que los suelos son un desastre, que están fatal, que en unos sitios están de Nitrógeno hasta el cuello, que en otros sitios la biodiversidad de los suelos ni es bio ni es diversidad, que en otros lugares el suelo está tan duro como las losas del Paseo Marítimo, que otros están "más salados que el bacalao" y que en algunos sitios coinciden varios de esos problemas a la vez. En resumen: que en la FAO están preocupados por los problemas del suelo y porque las "personas humanas" no queremos ni darnos cuenta del problema que tenemos, ni del que vamos a tener a corto plazo.

Llegados a este punto, me adhiero a lo dicho por el papa Francisco cuando se pregunta "¿Para qué se quiere preservar hoy un poder que será recordado por su incapacidad de intervenir cuando era urgente y necesario hacerlo?", y por si eso fuera poco, como el que no quiere la cosa, afirma que: "El ambiente es uno de esos bienes que los mecanismos del mercado no son capaces de defender o de promover adecuadamente."

He releído todo lo anterior y me surge una duda casi existencial. No sé si los implicados en el desaguisado: «destrucción de suelos y no remediación del daño» lo hacen así porque les gusta la química más que a mí y la quieren utilizar en todo y para todo, y al máximo, o no saben que la química y la biología se llevan bien y no sólo pueden usarse conjuntamente, si no que es de las ocasiones en que los efectos se multiplican en lugar de sumarse. Así que como todavía estamos a tiempo de remediar los suelos para sacarles más rendimiento y además dejárselos a los que nos sucedan en buenas condiciones de uso, sin necesidad (de momento), de ir a la Luna a sembrar soja para comer, pues ¡manos a la obra!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios