El Pingurucho

Adriana Valverde

Solidaridad energética

Vázquez estaría legitimada para expresar su preocupación, si las competencias municipales también estuvieran satisfechas

Las medidas de ahorro y eficiencia energética aprobadas por el Gobierno han generado numerosas reacciones por parte de los sectores más afectados, hostelería o comercio, que son perfectamente comprensibles, y más aún con la ola de calor que venimos sufriendo desde julio. Pero no lo es tanto el ruido auspiciado por parte de los representantes del Partido Popular que actúan siguiendo el refrán de a río revuelto, ganancia de pescadores, es decir, intentando sacar provecho político de cualquier situación.

En primer lugar porque fue su propio presidente nacional el que antes de la aprobación de la normativa pidió al Gobierno medidas de ahorro energético parecidas a las que contiene el Decreto y, una vez aprobado, sin leer el contenido en profundidad, los cuadros políticos del PP se lanzan en tromba a criticarlo y manipularlo.

En segundo lugar, porque el PP está actuando con una llamativa irresponsabilidad ante la situación que estamos atravesando en toda Europa por la guerra de Putin y por las consecuencias del cambio climático que todos ya percibimos.

Hace unos días la alcaldesa de Almería en funciones afirmaba que el decreto del Gobierno había causado una "incertidumbre horrorosa" a la administración local y al sector servicios, criticaba al Gobierno por haber aprobado una normativa sin consultar a todas las partes e insistía en su preocupación por cómo las medidas de ahorro energético podían afectar en bares, restaurantes y cafeterías.

Vázquez estaría legitimada para expresar su preocupación, si las competencias municipales, que también afectan a ese sector, estuvieran satisfechas. Cuando no te reúnes con los comerciantes del Mercado Central para comunicarles cambios tan importantes como ampliar el horario del mercado hasta la noche, no estas habilitada para criticar por ese mismo motivo a otras administraciones. Y cuando en la ciudad tienes a los comercios y bares del centro lamentándose porque "el centro está muerto", en palabras del presidente de Almería Centro, quizá sería más oportuno poner todas las energías en dar respuesta a esas quejas que confrontar con el Gobierno.

Confío sinceramente en que no se reproduzcan en la nueva alcaldesa las actitudes partidistas de su antecesor y que actúe con lealtad institucional. Nos encontramos ante una situación excepcional y extremadamente delicada, que requiere del trabajo de todos unidos, sin posturas partidistas. Es el momento de la solidaridad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios