TODAVIA VAMOS BIEN

Como continuamos con las celebraciones, recordar que desde octubre de 2013 el paro registrado ha caído un 28,5%

Nota ya el mercado laboral almeriense los efectos de la desaceleración de la economía? A nivel nacional parece haber una aceptación general de que eso es así. Por ello, escarmentados por nuestro reciente pasado, no deberíamos despreciar las señales que nos vienen de fuera ni, tampoco, hacer una procesión de flagelantes. Desempolvando aquello del cisne negro de Nassim Taleb, una metáfora de que estás tan contento y un suceso que es una sorpresa para ti, tiene un gran impacto y te hunde la economía, veamos si en la nuestra -provincial- se divisan cisnes negros.

Sabido es que la parte final del año cualquier dato malo quedaría tapado por la recuperación de la actividad agrícola y en los almacenes hortofrutícolas. De hecho, este año, el crecimiento del total de afiliados a la Seguridad Social en el régimen general procede del sistema agrario. Celebremos, primero, lo sucedido hasta aquí. Desde octubre de 2013 hasta ahora el total de afiliados a la Seguridad Social ha crecido en la provincia en 55.100 cotizantes más, y son 2.794 más que el año pasado. Cierto es que entre 2017 y 2018 el incremento de afiliados fue mayor. Pero no significa mucho pues habría que analizar el total de aquí a fin de año. ¿Qué es lo previsible? Que a final de año se supere por primera vez los 300.000 afiliados. Bueno, pero recordemos: la afiliación a la Seguridad Social en sectores no agrícolas ha bajado en unas 1.000 personas y eso que este año se inicia el curso escolar. Anotémoslo para saber si estamos ante un cisne negro o uno gris.

Sobre la cifra de parados, ahora en 59.415, el descenso en 1.170 es menor que el año pasado, pero volvemos a lo mismo: es más que en el período 2013 a 2017. No es suficiente cisne. Además, un cálculo prudente diría que, en paralelo con el aumento de la afiliación, el año acabará por debajo de 55.000 parados inscritos. Nos devolvería al nivel de febrero de 2019. Como continuamos con las celebraciones, recordar que desde octubre de 2013 el paro registrado ha caído un 28,5%. Vendría a ser 3.900 parados menos al año. Y esta cifra es importante, pues nos dice que, sin necesidad de que la economía se frene, el simple paso del tiempo hace imposible mantener un ritmo de reducción del desempleo. Es triste, pero con un paro del 16%, nos acercamos a lo que aquí podría ser la tasa de paro estructural, aquella que continuará a pesar de que existieran puestos de trabajo vacantes y, en mi opinión, no será posible situar el paro por debajo del 14% en un muy, muy largo período. Con todo y visto nuestro entorno, mejor prudentes que despreocupados.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios