Comunicación (im)perinente

Francisco García Marcos

Teatro para combatir el aislamiento social

Entre otros efectos silenciosos, la pandemia ha aproximado algunos lenguajes, como ha sucedido con el teatro y el cine

Aveces, algunos lenguajes aparentemente antipódicos, en realidad, no lo son tanto. Siempre me he sentido incómodo al tener que elegir entre el cine o el teatro, como si se tratara de dos reinos irremediablemente contrapuestos. Esa era una de las disyuntivas clásicas entre los aspirantes a filólogo en mis años de estudiante. Como muy pronto decidí ser lingüista (y no filólogo), me liberé de esas ataduras y disfruté del cine y del teatro, cada uno en su mundo, con su lenguaje. Entre otros efectos silenciosos, la pandemia ha aproximado algunos lenguajes, como ha sucedido con el teatro y el cine. EL pasado 13 de septiembre HBO estrenó Escenario 0, una aproximación a los intersticios del teatro, solo que en formato de miniserie televisiva. Los propios autores hablan de encontrar un cruce fructífero de caminos entre tres canales expresivos -el teatro, el cine y la televisión- que están en disposición de entenderse.

Para los que tenemos cierta edad, resulta inevitable recordar Estudio 1. Se mantuvo en antena prácticamente dos décadas, desde 1965 hasta 1984, en las que alcanzó un éxito incontestable. Por las pantallas de TVE aparecieron desde clásicos españoles del Siglo de Oro o de la literatura universal (Shakespeare, Molière, Chéjov, Ibsen, entre otros), hasta autores más contemporáneos, como Buero, Jardiel Poncela o Arthur Miller, también entre muchos otros. Allí encontraron acomodo lo mejor del elenco de actores españoles de la época, además de realizadores que también tuvieron un notable protagonismo en la gran pantalla.

Por fortuna, tanto el archivo de RTVE, como el infatigable Youtube ofrecen la excelente oportunidad de recuperar algunas de aquellas producciones. He de reconocer que fue uno de mis recursos favoritos durante el confinamiento, en lo que no dejaba de comportar un ejercicio de nostalgia, pero también de reflexión hacia como han evolucionado la cultura y los grandes canales de masas. Como el Estudio 1 español, Au thêatre ce soir (1966-1985) y Play of the Moth (1965-1983) apostaron también por incluir una amplia programación dramática. Desde Prado del Rey se pusieron en antena otros espacios del mismo tipo, algunos de ellos emitidos incluso en directo. El momento culminante correspondía al fin de semana, en horario de máxima audiencia, con la caratula de Estudio 1 en pantalla. Hoy ese lugar lo ocupa Sálvame Luxe. Algo estamos haciendo muy mal, obviamente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios