DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

En crisis anteriores la barra del bar era el lugar idóneo para las ocurrencias económicas y laborales. ¿Quién, a la segunda cerveza, no había resuelto el el desempleo? Bueno, también desde todos los ámbitos del liderazgo político-social hubo ocurrencias dignas de recordar, como la de si te ofrecen un empleo en Laponia deberías ir en lugar de conformarte con 400 euros. Ahora no sólo está el sufrimiento de tanta gente y el temor a ser nosotros parte de esa gente. También la incertidumbre del futuro, los ingresos con los que mantener familias mientras atravesamos esta situación, las mismas familias que respiraban tras la crisis anterior. Así que, hemos vuelto al momento de ofrecer soluciones. ¿Valen las viejas recetas para este nuevo tiempo? Para empezar por algo. He leído una información inquietante. Los sindicatos denuncian que las empresas han despedido a un millón de trabajadores. Luego se añade que eran contratos temporales ¿cómo es que no se usa el nuevo sistema de los ERTEs? se dicen, mientras piden formulas a la italiana. Miren, ya tenemos lo de siempre. El modelo de algún sitio, cuando aún resuena lo de la mochila austriaca, que hay que ver la que pilló Albert Rivera con la dichosa mochila, afortunadamente olvidada. Quizás antes de plantear la solución italiana deberían pensar como es el modelo laboral italiano, no sea que no encaje. Pero, a lo que vamos. Si se trata de contratos temporales que más da la solución rápida que un ERTE -que por rápido que sea no suele utilizarse para contratos temporales- Cuando cese el estado de alarma y se reinicie la actividad se producirá la recontratación. Lo que estamos acostumbrados. Rotación. Entradas y salidas. Hacerse el ocurrente puede llevar a que, de paso, desaparezca la empresa o que, después, el empresario se piense dos veces volver a contratar. No amigos, no todos los empleadores son ogros (solo el mío). Y sobre los ERTEs. ¿Quién dice que no se estén utilizando suficientemente? Por favor, que levante la mano el que no esté afectado. Y aquí si que vemos que el Gobierno ha utilizado una formula distinta para una situación diferente. En esto, ya lo ven, soy progubernamental (en esto, eh). Las empresas se ahorran Seguridad Social, el plazo para resolver es 5 días y si no se resuelve es que sí, pues el silencio es positivo, al SEPE la empresa le envía una hoja Excel con la lista de trabajadores y se concede de oficio una prestación por desempleo creada para el caso. Pues ya está. ¿Habrá abusos? Sin duda, pero son estos tiempos de ir a lo importante y, después, ya se perseguirá el abuso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios