Opinión

aURELIO rOMERO

Vaciados y hartos

El vaciamiento no es sólo de población, sino de industrias, comunicaciones y demás infraestructuras

Ciudadanos pudo ser una magnífica y poderosa bisagra entre PP y PSOE, pero su líder tal vez fue abducido por extraterrestres que le jeringaron las neuronas y la gobernabilidad de este país volvió a depender de los mismos de siempre. Aunque si hasta ahora las continuas peticiones de los nacionalistas se hacían con un poquito de respeto al resto de los españoles, o al menos se guardaban unas formas, en estos momentos asistimos a la provocación y a la chulería como normas. Más que el fondo de las exigencias parece que lo que más les importa es la manera de plantearlas. El portavoz de EH Bildu le dijo el otro día a Pedro Sánchez en el Congreso que no se crea que ya tiene aprobados los Presupuestos: "seremos insaciables", le soltó, y esto ya lo sabemos todos, siempre lo han sido, pero, hombre, no hace falta restregárnoslo por la cara, un poco de discreción, como toda la vida han hecho los del PNV, insaciables también pero más educados. Luego llegó Rufíán, a ver quién es más chulo que yo en el Parlamento, y soltó otra de sus continuas amenazas al Gobierno. En realidad, más que romper el país, éstos lo que pretenden es obtener infinitos beneficios con el permanente chantaje de intentar romperlo, pero ahora el patio en el resto de España está como está (paro, inflación, sueldos basura, sanidad menguante, jóvenes sin futuro, etcétera) y lo que van a conseguir es acelerar un movimiento ya en marcha que les puede quitar la llave de la gobernabilidad, aquella llave que tuvo Albert Rivera en la mano y la tiró alegremente al fondo del mar, matarile, rile, rile. Con la referencia de 'Teruel Existe', más de 160 asociaciones ('Soria Ya', 'Ávila Resiste', 'León Ruge', 'Cuenca Ahora', 'Levanta Jaén', 'Lugo en Pie' y un largo etcétera) de hasta 30 provincias articulan un proyecto muy heterogéneo pero con mucho en común, y ya se han registrado como partido con el nombre de 'España Vaciada'. No va a resultar nada fácil, pero esos exabruptos y esas bravatas separatistas, ¡venga, Rufián, dale más al Twitter!, pueden ayudar muchísimo.

Naturalmente, el vaciamiento no es sólo de población, sino de industrias, comunicaciones y demás infraestructuras. Así que, si siguiera aumentando el número de provincias adscritas, igual sacaban más de esos quince escaños que prevén. Ni que decir tiene que 'P'alante Almería', por ejemplo, ya tarda en apuntarse. Si están también Córdoba y Granada, a ver por qué no vamos a figurar nosotros, con lo hartos que estamos por tanto abandono.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios