A Con-Ciencia

Vivimos con mucho ruido

La movida se ha montado sobre el reparto del 0,075% de lo que recibiremos hasta final de año 2022

Se está alcanzando un nivel de ruido que amenaza gravemente la convivencia ciudadana. No me refiero a esa costumbre tan mediterránea de celebrar a cohetazo limpio cualquier efeméride colectiva que congregue al vecindario en torno a un ritual determinado. No, me estoy a refiriendo ahora al ruido con el que convivimos diariamente al albur político. No es necesario recurrir a la etimología griega de la palabra "política" para comprender que la vida de la ciudad, de la sociedad, es toda política. Como si de una metáfora se tratara, estamos aprendiendo por obligación ese hecho: los informativos, la prensa, y nuestros comentarios, están repletos de conflictos que nos vienen derivados de las más altas esferas políticas.

La que se ha liado con el reparto de los primeros nueve (9) millones del reparto que desde la UE han de llegar en los próximos es notorio. La amenaza con llevar a la Justicia ese reparto está sobre la mesa. No pretenderé sugerir que a lo poco hay que darle poca importancia. Digo "poco" porque si para finales de año 2022 habrán llegado 12000 millones de euros para repartir entre todos los españoles (a los que les corresponda), la movida se ha montado sobre el reparto del 0,075% de lo que recibiremos hasta final de año! Si España recibirá transferencias totales por unos 140 millardos, de ellos 60 no reembolsables, ¿sabemos cuánto supone lo denunciado sobe el total? Pues sí, es un 0,00000000642857% de ese total.Claro que sí, sí que es para estar preocupados, porque ya vemos qué poco se necesita para estar tan tensionados. Nos va la marcha: este primer reparto se hace después de una mesa intersectorial del Gobierno del Estado con las CCAA, donde ninguna de ellas se mostró contraria. Además, a la vista está que ni Andalucía, Madrid o Catalunya, las tres más beneficiadas, están gobernadas por los partidos de la coalición PSOE-UP. ¿No debemos entender este tipo de consensos como un primer control? ¿No hay acaso instancias administrativas que controlarán todo el proceso? Además, siendo como es España el primer receptor europeo de los fondos, ¿se puede creer desde la oposición que no existe un plan de acuerdos a satisfacer mirado con lupa desde la UE?

Sin labor pedagógica desde la clase política, por lo visto, lo poco que nos queda es tararear con el poeta urbano aquello de que "mucho, mucho ruido; ruido escandaloso, silencioso ruido", y hacer de tripas corazón.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios