Abierto de Noche

Volvieron

Pero se ve que allí nada es natural y que va en serio lo de que están hasta las narices unos de otros

Sí. Y a todo lujo, 52 años después. Ahora las más que tediosas filmaciones de The Beatles para el frustrado álbum (que se iba a llamar Get Back y que terminó llamándose Let it be), esas condenadas filmaciones que dieron lugar a un/una mediocre película/documental salen sorpresivamente a la luz 52 años después, completas (o casi, nadie lo sabe), limpitas, editadas, subtituladas, ordenadas, calendarizadas.

Tuvo que venir Disney a realizar el faraónico documental que da 52 años después claves, conversaciones y hace patente cosas como que llegaban por la mañana (muy temprano para ellos) para cumplir un horario de alquiler de unos estudios, y se les ve perfectamente las ojeras, los bostezos, el hastío, la Yoko Ono dando por saco sólo con su presencia en medio de Paul y John que presuntamente estaban trabajado (ensayando, puliendo canciones).

Su presencia en medio sin hacer nada y sin decir nada, haciendo no se sabe bien qué. Hacer patente que con un tiempo límite de dos semanas aproximadamente para sacar y ensayar al menos 12 o 14 canciones para lo que pretendía ser un nuevo disco y un concierto (restringido, nada de volver a los estadios) se filman y se graban las discusiones, la penosa forma de componer, mostrar canciones y hacer básicamente el gilipollas, la mayor parte del tiempo.

Flotando en el ambiente la presencia de Paulito intentando liderar la banda mientras los otros no le hacen ningún caso, fingiendo el Paulito que se lo está pasando bien cuando en realidad sus compañeros le están saboteando el proyecto (suyo por cierto como el fiasco total de Magical Mistery Tour) y viendo poco a poco como todo se va al garete. No querían trucos de estudio, productores, arreglistas y querían hacerlo todo de forma natural. Pero se ve que allí nada es natural y que va en serio lo de que están hasta las narices unos de otros y que les daba un poco igual que les filmasen. Más natural imposible.

Y se tuvieron que ir del estudio-hangar para ir a un sitio peor. Y terminaron, no se sabe como un puñado de canciones clásicas, Let it be, Get Back, The long and winding road. Bueno, sí se sabe cómo, que casualidad, todas son de Paul McCartney mientras el resto se dedicaban a acompañar. No sé que pensará de todo esto el carcamal de Paul McCartney pero seguro que sigue pensando que todo fue fantástico, sí, tanto que ninguno de ellos quiso involucrarse en la edición final del disco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios