El medio y el ambiente

El abrigo mágico

Así que Sr. Gutiérrez, no se quite Vd. El abrigo hasta que el Almería suba a primera

De joven, envidiaba a mis compañeros aficionados al fútbol que tenían los domingos resueltos con el Carrusel Deportivo, del que lo único que me interesaba eran las preguntas de Juan de Toro a los oyentes que llamaban para concursar y tratar de ganar, creo que llegué a escuchar hasta mil pesetas por acertarlas, con más ayudas que un paisano subvencionado en los buenos tiempos. Vamos a dejarlo ahí y sigamos por otro camino.

Hago esa introducción para dejar claro que de fútbol soy un ignorante, pero me intereso por los resultados. Así que vayamos a la magnífica victoria del Almería este fin de semana y a que he visto en los informativos que el entrenador del equipo: el Sr. José María Gutiérrez, elegante que fue como centrocampista, creo llevaba ese abrigo camel que tan famoso se ha hecho en Almería. Y ahí voy, cuando vino a Almería, en sus primeros partidos, creo que lo llevaba y el Almería y él deslumbraban. Luego vino la primavera anticipada, dejó el abrigo en el armario, y comenzaron los problemas. Y mira por dónde, ha refrescado y se ha vuelto a poner el abrigo, y la cosa ha mejorado. Como decía un amigo, "yo no soy suspersticioso porque eso trae mala suerte. Y en Química hay dos dichos: uno de ellos es que "si algo funciona no se toca" y el otro: "nunca se cambian dos variables a la vez". A este último no suelo hacerle caso, porque es más divertido no respetarlo.

Por otra parte, llevo un tiempito, como dicen en Cuba, escuchando a los políticos ¿más de izquierdas? Referirse a las personas llamándolas: como Sr. y nombre propio a continuación, en lugar de don, o en lugar de Sr. y apellidos como se ha dicho siempre. Ya no falta nada más que referirse a alguien llamándolo: el ciudadano nombre apellidos. Pero como decían los mayores en su partida de "subastao": paciencia y a barajar, que todo se andará. Y me malicio que eso no son casualidades ni modas inocentes.

Bueno, a lo que iba, que aunque yo no soy supersticioso, en la situación del Sr. Gutiérrez, así sacara pollos que decía mi madre, yo no dejaría de ponerme el abrigo, tal y como hizo un compañero mío del Instituto en un examen con don Pascual en Junio, al que se presentó con un abrigo de espiguillas gris, porque según él: "estaba destemplao". Pero como según don Pascual, le iba a dar algo, le obligó a quitarse el abrigo y ahí salieron los pegotes de chuletas pillados con imperdibles y elásticos volando. Eso demuestra que es mejor no quitarse el abrigo porque lo diga otro. Así que Sr. Gutiérrez, no se quite Vd. El abrigo hasta que el Almería suba a primera. Gracias por adelantado.

P.D.: ¡anda que si el gobierno encontrara su amuleto de la fortuna!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios