A Son de Mar

Inmaculada Urán / Javier FornieLes

El adiós de Manuel Clavero

Lo que Andalucía o Murcia o Castilla deberían temer es un estado federal asimétrico

Nosotros creemos que es mejor ser un país que diecisiete. No lo pensamos movidos por los sentimientos -esto ya ha quedado solo para la selección española-, sino por puro interés. Nos parece que a países como Francia o Alemania les irá mejor que a otros que se disuelven como Gran Bretaña. Lo anterior es discutible. Y de todos modos de poco sirve oponerse a lo que las élites políticas han ido fraguando hace 40 años. Lo cierto es que en muchos sitios ya no se utiliza el español en la educación y que sentirse español te convierte en ciudadano de segunda. El PSOE está claro que ha optado por cambiar el orden establecido en 1978. Y cuando esto suceda, la oposición lanzará algún juego de palabras, pero no la vemos anulando leyes ni desandando el camino si llega a gobernar.

En estas circunstancias quizás lo mejor es ir preparándonos para ese futuro. No es el que nos gusta, pero resulta cada vez más cercano. ¿Y qué es lo que debemos temer? Sin duda, convertirnos en una autonomía de segunda, en un mercado dócil para Cataluña y el País Vasco mientras se reparten los fondos europeos y se les mejora su financiación. El proyecto de Iceta y de Sánchez consiste en copiar el modelo del PSC dentro de PSOE. El PSC participa en la política global del PSOE, pero este no puede intervenir en las decisiones del PSC. Es lo que probablemente se quiere para España. Y es lo que Andalucía o Murcia o Castilla deberían temer: un estado federal asimétrico, al que nos llevan unos y otros por acción o por omisión.

Andalucía hace tiempo se negó a convertirse en una autonomía de segunda y se volcó en un referéndum. ¿Volverá a exigir una situación de igualdad si Cataluña o el País Vasco reclaman un trato privilegiado? No lo creemos: en la nueva política de los selfies los gestos de protesta como el de Manuel Clavero para defender que Andalucía tuviera las mismas competencias no se llevan. El PSOE siente un arrebato místico cuando oye hablar de federalismo. Y, la verdad, ¿se imaginan a Moreno Bonilla dirigiendo la 'revuelta'? Nosotros tampoco. Los dados están de nuevo sobre el tapete y esta vez se perderá lo logrado en 1980. Se seguirán dando competencias o se llamará consulta o se le dará otro nombre. Y oiremos que no nos afecta. Recuerden: 'Andaluz, este no es tu referéndum'. Más nos vale espabilar. Quizás, por algo Manuel Clavero ha decidido decir adiós justo estos días.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios