Opinión

Una buena noticia

La rectificación del Ministerio ha llegado gracias a la intervención del consejero de Empleo

En los tiempos que corren, las malas noticias suelen ocupar más espacio que las buenas. Si esta realidad la trasladamos al ámbito de la política, el resultado suele ser que ganan por abrumadora mayoría las primeras. Por eso, resulta muy alentador que esta semana hayamos podido contar una muy buena noticia para nuestra provincia. Fruto del trabajo y el empuje de muchos alcaldes y alcaldesas socialistas de las provincias de Almería, Granada y Jaén, así como del Gobierno andaluz, hemos conseguido que el ministro de Energía rectifique y se haya comprometido a ejecutar la línea eléctrica de distribución entre Vera y Baza que tanto tiempo veníamos reclamando. Esta línea supondrá un importante acicate para la instalación de proyectos industriales, especialmente de energías renovables, fotovoltaicas y eólicas, y el desarrollo socioeconómico para de más de 90 municipios de las comarcas beneficiadas. La rectificación del Ministerio ha llegado gracias a la intervención del consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta, José Sánchez Maldonado, que ha conseguido arrancar un acuerdo al titular de la cartera de Energía del Gobierno central, tras permanecer en un cajón durante cinco años un proyecto que fue declarado como prioritario por el anterior gobierno socialista, pero que fue borrado del mapa por el Partido Popular. Frente a esa buena noticia, nos encontramos con la actitud de los dirigentes provinciales del PP, que se han negado a apoyar la recuperación de este proyecto, tanto en la Diputación provincial como en el Parlamento andaluz, cuando los socialistas hemos llevado a estas cámaras sendas iniciativas para su aprobación. Es más, el vicepresidente de la Diputación de Almería y secretario general del PP, Javier Aureliano García, llegó a calificarnos de especuladores por defender una actuación que va encaminada a crear riqueza y empleo en los municipios beneficiados por esta línea, que dejarán de soportar, además, los habituales cortes en el suministro eléctrico. Me pregunto si el señor García seguirá pensando lo mismo y, si es así, si le recetará el mismo jarabe al ministro. Mucho me temo que no va a decir ni palabra tras su espantoso ridículo, a pesar de su pertinaz utilización de la Diputación como si fuese la sede del PP, con el único objetivo de hacerle oposición a la oposición y tapar las vergüenzas de su propia gestión y la del Gobierno de Rajoy.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios