La cara y la cruz de la moneda

Nunca se había visto tan clara la repercusión de las decisiones que toman la izquierda y la derecha

Han pasado algo más de quince días desde que el Congreso de los Diputados convalidara el decreto ley que ponía en marcha el Ingreso Mínimo Vital, que ha beneficiado ya a casi 2.000 familias de Almería. El Gobierno de Pedro Sánchez diseñó esta medida, que se ha gestionado con total diligencia, como una herramienta para luchar contra la pobreza estructural y una palanca para la inclusión social.

Mientras que esta iniciativa tan esperanzadora llegaba a miles de hogares de Andalucía, el Gobierno andaluz de PP y Cs paralizaba y enterraba la renta mínima de inserción social, que se había instaurado en nuestra comunidad hace años, gracias a la iniciativa de los anteriores gobiernos socialistas. Nunca se había visto tan clara la repercusión que en la sociedad tienen las decisiones que toman la izquierda y la derecha, que se parecen como la cara y la cruz de una moneda.

El presidente de la Junta de Andalucía encabeza un gobierno caótico. Día que pasa, día que Andalucía termina dando un paso atrás. Lo hemos visto con la puesta en marcha de un plan de empleo que cuenta con un presupuesto de 100 millones menos que los que se venían desarrollando por parte de los gobiernos socialistas desde 2014, algo demencial en medio de una crisis económica y laboral tan grave como la que ha provocado el Covid-19.

Este plan, denominado AIRE, se queda corto para cubrir las necesidades de empleo de los municipios andaluces y, en lo que respecta a los jóvenes, les recorta 38 millones de euros, lo que provocará más precariedad y escasez de oportunidades. Moreno Bonilla también se delata al dejar de gestionar con eficacia las ayudas para autónomos, puesto que ha gastado apenas el 10% de la partida de 50 millones prevista para este colectivo.

Durante todo este tiempo, Moreno Bonilla ha sido incapaz de tener un plan para Andalucía y ha mostrado una ineptitud total a la hora de articular medidas efectivas para muchos colectivos, que ven cómo el único oxigeno que reciben les viene desde el Gobierno Central. Autónomos, jóvenes, trabajadores, pymes, parados y familias no hallan ni en el Gobierno andaluz ni en el presidente de la Junta un apoyo que, al contrario, sí han encontrado en el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios