La cara dura de la política

El PP sigue haciendo malabarismos para contentar a la vez a diestro y muy siniestro

Los acuerdos de tres, a razón de dos más dos, que han firmado el Partido Popular, Ciudadanos y Vox para que en Andalucía entre un gobierno de derechas auguran malos tiempos para nuestra tierra. En apenas 48 horas, los firmantes han aparecido desconfiando de lo que firmaba el otro, diciendo desconocer el contenido de los acuerdos o difiriendo en su interpretación. Que vayamos a tener dos partidos en un gobierno donde uno no reconoce lo que ha firmado el otro es un muy mal presagio.

Tampoco augura nada bueno que los Pactos de la Vergüenza se hayan negociado en Madrid. Lo que estaba en juego era el futuro de Andalucía, pero los actores principales de esta pantomima no han sido los representantes de los andaluces y ni siquiera han tenido la decencia de sentarse a hablar aquí. Esperamos que este ninguneo no se repita y que no se gobierne desde Madrid.

En el terreno del contenido, los acuerdos del tripartito de derechas tampoco prometen nada bueno. Se han redactado con tanta ambigüedad que todo hace pensar que hay una agenda oculta, que van a sufrir los servicios públicos y los derechos conquistados. ¿A qué se refieren con la Consejería de Familia, si es que al final la hay? ¿A qué tipo de familia defenderán desde ahí? ¿Qué harán con la educación y con la sanidad? ¿Seguirán siendo universales o avanzaremos hacia la misma privatización que ya hizo la derecha en Extremadura, Castilla-La Mancha o la Comunidad Valenciana?

La igualdad ha sido siempre la seña de Andalucía y ahora está en riesgo, pero los parlamentarios y parlamentarias socialistas estaremos vigilantes para que no se dé ni un paso atrás.

De Ciudadanos y el Partido Popular esperamos bien poco, pues están siendo la caradura de la política. El PP sigue haciendo malabarismos para contentar a la vez a diestro y muy siniestro. Y Ciudadanos ha querido desmarcarse, se ha esforzado mucho para no mancharse con la ultraderecha, pero la realidad es la que es: Marta Bosquet es presidenta del Parlamento gracias a sus votos y Juan Marín va a ser vicepresidente del Gobierno andaluz gracias también a los votos de la derecha radical.

Como consecuencia directa de ese empeño de Cs por no aparecer en la foto con la extrema derecha, la inestabilidad se ha instalado en Andalucía. Todavía no han formado gobierno y ya se han cargado la estabilidad que teníamos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios