DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El medio y el ambiente

...Y el cerebro bullendo

De las europeas he escuchado que poco menos que son un a modo de consuelo para algunos candidatos

Dado que lo del "dolce far niente" no va con mi carácter, procuro llenar los fines de semana con actividades distintas del resto de los días y que, a ser posible, sean enriquecedoras. Así, unas veces aprovecho para echar un rato de charla con amigos, otras para leer, otras para escuchar en la radio noticias que no he escuchado durante la semana y que los célebres "podcast" permiten hacer con bastante facilidad. A cambio, puede ocurrir que, con tanto querer aprovechar el tiempo, al final del "finde" tenga el cerebro bullendo, y su entropía por las nubes, pero como nos decían nuestras madres: "palos con gusto no duelen".

Así, durante el "finde" he tenido noticias de química: el Papa ha dicho de una química que era "buena gente". Y eso, "aunque lo haya dicho el Papa", está bien. Máxime, si tenemos en cuenta que hasta ahora lo único que tenemos de prestigio son sabios modernos: que son útiles para que la química y la sociedad avancen, sin embargo, para las reuniones de químicos lúdico-festivas (y poder cotillear de los ausentes) solamente teníamos a San Alberto Magno, que en el fondo, tenía buena cabeza: dicen que era otro Leonardo, y como era cura se dedicó bastante a este menester y hasta llegó a Obispo.

Pero no para ahí el "finde": he pensado también en las elecciones municipales y las europeas. Empezando por el final, como empiezo normalmente el periódico: de las europeas he escuchado que poco menos que son un a modo de consuelo para algunos candidatos, pero como no me gustan esos jaleos, pues ahora no sé ni quiénes se presentan por resignación ni quiénes por vocación, con lo cual a ver cómo me aclaro para el voto. Y de las municipales: ni idea. Entre que esto parece las primeras elecciones de la democracia con tanto partido presentándose, que yo sigo buscando los hermosos huevos de Manolo, pero no los encuentro (a lo más en el súper de la esquina tienen XXL, pero esos son "de fábrica") ni nadie ha prometido acondicionar más plazas de aparcamiento para personas con discapacidad «en los miembros locomotores», que es como dice la ley que hay que llamar a quien tiene "algún problema en las piernas que le impida moverse bien", pues aquí estoy, más liado que un bancal de calabazas.

Y a propósito de calabazas, que siempre han ido unidas a los estudiantes, a ver si los estudiantes, los profesores, los trabajadores de otros estamentos, las visitas, o "quienes puñetas sean" los que ocupan indebidamente las plazas destinadas a discapacitados de los miembros locomotores y vamos por allí, dejan de ocuparlas. Mi agradecimiento anticipado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios