Tú tienes la culpa

Estamos creando una sociedad de personas culpables. Ya no hay espacio para la honestidad

No cabe duda que este concepto es tremendamente importante en nuestra cultura. Desde el punto de vista religioso la culpa comenzó como la consecuencia de la violación de la ley de Dios, generando otras voces como la de mala acción, pecado, etc. Tal situación se estructuró moralmente en nuestra cultura hasta convertirse en un dispositivo social. De hecho todavía forma parte de nuestra sociedad laica, donde es muy importante para el juego moral de los individuos. De esto se dieron cuenta Nietzsche y Freud; encontraron en la culpa un rasgo fundamental de nuestra cultura. Otros como Kierkegaard detectaron más elementos y ofrecieron argumentaciones extraordinarias vinculadas a la angustia. Para ellos la culpa no solo era un error sino un proceso, una iniciación a la condición humana que dejaba abiertos diálogos interiores sobre la libertad y la dignidad. Errar nos hace más humanos. No obstante la culpa tiene otra lectura, creo: la incisión moral. En este caso hablaríamos de la culpa del otro y no de la nuestra, pero de una forma degradante. Menoscabar a otra persona por su culpa sería algo así como una señalarla con mala fe. En el código penal existe un delito llamado "el atentado contra la integridad moral". La culpa referida -pienso - constituye un atentado contra la integridad moral; es un arma arrojadiza. Y esta clase de culpa es bastante frecuente por desgracia. En el terreno político es obvia. Las estrategias partidistas consisten básicamente en acusar y culpar al adversario de los males del presente. En el terreno laboral sucede lo mismo: nadie asume su responsabilidad ante un problema porque siempre es culpa de los demás. Estamos creando una sociedad de culpables y eso no es bueno. Supondría una vuelta atrás en nuestra historia. Si Nietzsche levantara la cabeza diría que cada vez somos más débiles y más esclavos. La culpa referida no resuelve los problemas sino que los oculta en el servilismo de la manipulación y de la automentira. Pero hay más cosas. Hace poco escuche esta expresión: "tu tienes la culpa y te odio por ello", A bote pronto - creo- la culpa se ha convertido en otra forma de distancia social, de separación y segregación. Estamos creando una sociedad dividida por la culpa referida, una sociedad de personas culpables donde ya no hay espacio para la honestidad. Ya no se puede sobrevivir defendiendo la verdad y lo justo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios