En estos días inciertos

Las Humanidades me enseñaron a buscar consecuencias a partir de las causas yo: ¡ser mejor y más libre!

Parafraseando la canción "En estos días inciertos" de Celtas Cortos: "Mi amigo "Isidro"/un "granaíno de adopción y afición" muy entrañable / insumiso y no violento / de esa gente que tú sabes .../...", se le acabó la vida sin haber visto cumplido uno de sus sueños: impartir la asignatura de Historia de la Ciencia en la Licenciatura de Ciencias Químicas. Nunca se incluyó esa asignatura en el Plan de Estudios de Químicas y, por lo tanto, él no pudo ver cumplido su sueño. Y como los dos sabíamos qué temas no debíamos tocar en nuestras conversaciones, me quedé sin saber la causa de ese desaguisado.

Cambiando de género, en el tango "Volver" dice Gardel: "Las nieves del tiempo platearon mi sien .../... Que veinte años no es nada .../... Que febril la mirada,/ errante en las sombras / Te busca y te nombra / Vivir con el alma aferrada / A un dulce recuerdo / Que lloro otra vez".

En lo que respecta a una Universidad, 20 años no es nada. Sin embargo, la de Almería, que acaba de cumplir 25, y cuya vida le deseo larga y fructífera, ya cuenta con un par de "maculillas" en su haber. Una, el sucedido de la Historia de la Ciencia con Isidro; y otra, el hecho de que también en el C.U.A. (Campus Universitario de Almería, que no Colegio Universitario de Almería, que pienso ya quedó para la historia académica almeriense) o UAL (Universidad de Almería) como otros la llaman, dicen que en estos momentos se está pensando eliminar los estudios de Humanidades. ¡Casi ná'!.

Me parece muy bien que la Universidad dé respuesta a las demandas sociales, siempre que ello no desvirtúe su razón de ser. Pienso que no todas las universidades deben impartir los mismos estudios. Pero que en una universidad como es la de Almería, que nació del Colegio Universitario creado a principios de los 70's, y que fue "criado a los pechos" de la Universidad de Granada, ahora se cuestione eliminar la Facultad de Humanidades, que surgió de ese nexo, y cuyos estudios son tan necesarios hoy día, ¡no me lo puedo creer!. ¡Con lo barata que sale la Facultad de Humanidades!. ¡Tiene que ser un error!. No puede ser que alguien esté pensando que sobra esa Facultad.

Además, si alguien se extraña de que defienda tanto las Humanidades, mi respuesta es inmediata: gracias a las humanidades que he ido leyendo en mi ya larga juventud, he aprendido a pensar, a estudiar Ciencia y a aprehender Química. Porque las Humanidades me enseñaron a buscar consecuencias a partir de las causas y, por lo tanto: ¡ser mejor y más libre!.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios