El callejón del gato

Los efectos de la sentencia

A estos personajes habrá que darles la enhorabuena. Quienes vamos a sufrir las consecuencias negativas somos todos los demás

La noticia de la semana, mejor dicho, el notición, fue la sentencia del Tribunal Constitucional dándole la razón a VOX en cuanto a su segunda posición sobre el estado de alarma se refiere. Lo digo porque, tirando del hilo, vimos a VOX acelerando el paso exigiendo a Pedro Sánchez la declaración inmediata del Estado de Alarma, y una vez decretada, lo pensó mejor y decidió interponer un recurso al Tribunal Constitucional contra la imposición del Estado de Alarma por parte del Gobierno y su aprobación en las Cortes Generales cuantas veces fueron necesarias para combatir al coronavirus. Digo yo, ¿estarían compinchados? Es broma. El caso es que el Tribunal Constitucional estima el recurso y dicta sentencia declarando que para combatir la epidemia no es de aplicación el Estado de Alarma sino el Estado de Excepción. No voy a entrar en el debate jurídico ya que han sido muchas las voces de juristas de reconocido prestigio que han considerado la sentencia del Tribunal Constitucional un auténtico disparate, sustentado su posición contraria en lo establecido en la propia Constitución y en LO 4/81. Me limito a señalar que suscribo todo lo que he leído rebatiendo al Tribunal Constitucional. Lo que conviene destacar son las consecuencias que pueden ocasionar una sentencia de semejante calibre. Para algunos puede ser muy beneficiosa, y me estoy refiriendo a todos aquellos que se pasaron el confinamiento por el forro, y fueron sancionados por salir a la calle a pecho descubierto. Lo más probable es que su comportamiento, predispuesto a transmitir el contagio, fuera el correcto y las sanciones sean archivadas. A estos personajes habrá que darles la enhorabuena. Quienes vamos a sufrir las consecuencias negativas somos todos los demás, en el supuesto caso de que algún día nos invadiese otra epidemia. Descartado el Estado de Alarma, cuya eficacia para combatirla sería la posibilidad de establecerlo de forma inmediata, según la sentencia del Constitucional habría que aplicar el Estado de Excepción, cuya tramitación requiere el tiempo suficiente para que la epidemia se lleve a más de uno por delante. Y para terminar, en cuanto a los efectos que pueda producir la sentencia a Pedro Sánchez y su gobierno , yo diría que no se froten las manos quienes piensen que van a sufrir graves consecuencias, por la sencilla razón de que tengo la ligera sospecha que los votantes de izquierda no van cambiar ante una chapuza semejante.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios