El empleo se frena

Se observa que tras 6 años las plantillas están muy cubiertas. Este hecho ya supondría que la creación de empleo se atenúe

El título me ha quedado un poco tremendista, lo sé. Pero ya que hasta la ministra de Economía dice que el otoño será complicado es mejor ser prudente. En Almería, esa pérdida de fuelle en el mercado laboral quedará tapada al ser la recta final del año el momento que registra la mayor creación de empleo. O, tal vez, sería mejor decir que es la época en que se reincorporan al trabajo miles de personas tras el reinicio de la campaña agrícola y sus actividades auxiliares. Es más, laboralmente hablando, el año ha sido muy bueno en nuestra provincia. La tasa de paro es la más baja desde comienzos de 2018 y todo parece indicar que terminará el año por debajo del 15% y el total de afiliados a la Seguridad Social superarán -es previsible- la cifra de 300.000 cuando acabe 2019. Las advertencias de que el empleo se frena, sin embargo, están ahí. Unos datos que pueden ayudar a vislumbrar el futuro se ofrecieron hace unos días por la encuesta de costes laborales que publicó el INE. En concreto, el de puestos de trabajo vacantes y, en segundo lugar, motivos por los que no hay vacantes. Andalucía resulta tener en el segundo trimestre de 2019 casi un 32% de puestos vacantes más que al inicio de la recuperación en 2013. Se ha creado empleo y se necesitan trabajadores para esos empleos. Hasta ahí bien. Pero en casi todas las demás Comunidades Autónomas ese porcentaje de aumento es superior al andaluz. Así pues, el mercado laboral va más justo aquí que en el resto de España. Más interés, si cabe, reviste otro dato. ¿Por qué motivos no hay vacantes en la Comunidad? o si se quiere ¿por qué no hay más? Y resulta que, tras seis años de recuperación, la respuesta de que la razón está en que no se necesitan más trabajadores llega al nivel más alto y justifica el 93,20% de los casos en Andalucía frente a, por ejemplo, el momento en que la recuperación tomó fuerza, el mismo trimestre de 2014. Entonces ese motivo justificaba el 87% de la falta de vacantes. En ese trimestre, como contraste, el elevado coste de la contratación era el motivo por la que no había ofertas de trabajo en el 10,5% de los casos. Un porcentaje que se ha reducido este año al 4,8%, similar al año pasado y eso a pesar de la subida del Salario Mínimo. Se ve que la reforma laboral y su efecto de reducción de costes laborales ha tenido efecto. En eso. Así pues, se observa que tras seis años las plantillas están muy cubiertas. Este simple hecho ya supondría que la creación de empleo se atenúe. Si unimos todo lo demás y la falta de Gobierno el panorama para el próximo año no resulta halagüeño.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios