La falsa medida del alumno

Puede que Pisa nos ponga en el furgón de cola; pero esos datos nos dicen que en nuestro sistema hay alumnos muy completos

Se acerca el fin de curso, y me viene a la memoria el informe publicado hace unos meses sobre las notas requeridas para acceder a ciertas titulaciones universitarias. Puede que Pisa nos tenga colocados en el furgón de cola; pero esos datos nos dicen que en nuestro sistema hay alumnos muy completos. Tremendamente completos. Y por lo visto, parece que hay muchos. Auguran un futuro más que prometedor para nuestras universidades si saben aprovechar los talentos que le llegan. En sus manos está que salgan magníficos titulados porque, a juzgar por los datos disponibles en las pruebas de acceso a la universidad, hay multitud que han obtenido calificaciones finales magníficas. Solo he podido analizar algunos de los datos objetivos que se han publicado en la prensa. Destaco que es digno de admiración que haya unas cien titulaciones que "exijan" a los aspirantes haber obtenido al menos 13'50 puntos ¡sobre 14! Eso presupone una gran preparación próxima y remota. Remota porque el expediente del bachillerato deberá ser un diez, o una calificación muy próxima al diez; y próxima porque las notas en la prueba de acceso no podrán bajar de esa calificación, más los cuatro puntos extra. No tengo los datos estadísticos, y alguien debería hacerlos, pero según los datos publicados por El País podríamos tener una cierta aproximación. Perdonen que sea un poco pesado con las cuentas, pero la representación gráfica daría unos resultados curiosos. Está lejos de la campana de Gauss. En una distribución normal, solo un 16 por ciento estaría en el tramo superior de las calificaciones; aquí, sin embargo, la mayoría (más del 50 por ciento según los datos disponibles) se acumularía en un tramo con una nota superior a los 10 puntos. Si solo suspendió el 7 por ciento, nos quedaría que entre un 5 y un 10 solo estaría un 40 por ciento. Ciertamente, no es normal. De esto cabría concluir que, SI las pruebas de acceso en otros cursos medían razonablemente las potencialidades de los alumnos, algo extraño ha pasado este curso. O bien se trata de una generación de alumnos excepcionalmente formados, o las nuevas pruebas han sido una especie de fracaso. Me inclino más bien por lo segundo. Lo peor es que ha generado unas falsas expectativas en muchos alumnos que habiendo obtenido una calificación muy elevada, ¡por encima de los 12 puntos! no han podido acceder a una titulación que habían acariciado al saber su nota.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios