Opinión

El fantasma sigue ahí

Al equipo de Gobierno de la Diputación se le frustraron los planes que tenía para la Residencia Asistida'

El pleno extraordinario sobre la Residencia Asistida que celebró este martes la Diputación a petición del Grupo Socialista se cerró sin que el equipo de Gobierno del PP aclarara qué va a ocurrir con este centro. Las dudas sobre el futuro de la Residencia están más que fundadas, a la vista del oscurantismo con el que se ha manejado el PP desde que llegó al Gobierno de la institución provincial en 2011. Y es que precisamente "transparentes" con respecto a este tema no es que hayan sido, a pesar de que el diputado responsable, Ángel Escobar, asegurara lo contrario en el pleno del martes.

Nunca quedó muy claro, por ejemplo, qué iban a ganar los usuarios de la Residencia con aquel proyecto que abanderó Gabriel Amat en su primer mandato al frente de la Diputación y que consistía en cambiarles unas instalaciones espaciosas en un ambiente tranquilo por un edificio de varias plantas en una de las arterias con más tráfico de la ciudad, la carretera de Ronda. Claro que aquel proyecto iba acompañado también de viviendas de lujo y un espacio comercial, para los que hacía falta una operación urbanística que, a la postre, permitió que el Ayuntamiento de la ciudad, también gobernado por el PP, se embolsara 600.000 euros.

Cuando aquella locura del traslado se metió en un cajón, quién sabe por qué motivo, porque tampoco aquello quedó muy claro, el equipo de Gobierno de la Diputación buscó otro nuevo frente de batalla. La necesidad de ejecutar unas obras de mantenimiento en los conductos de distribución del agua fue aprovechada por el PP para intentar quitarse usuarios de la Residencia, en un movimiento que se ha saldado con la renuncia a 47 plazas que tenían concertadas con la Junta, a pesar de que esas obras, a priori, se podían realizar con todos los usuarios dentro. El equipo de Gobierno mantiene lo contrario, pero cuando se les pide que expliquen qué obras exactamente quieren realizar, cómo y cuándo, se niegan en redondo. Les hemos dado mil oportunidades y siguen dando la callada por respuesta. Con este panorama, comprenderán las dudas que tenemos los socialistas sobre el futuro de la Residencia. Estamos convencidos de que las 47 plazas que se han eliminado son el preludio de la desaparición de este centro, que ya no le interesa al PP porque se frustraron los planes que tenía para él. Para transparente, el fantasma del cierre, que sigue ahí.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios