DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

De futuros pretéritos (o contrafácticos)

Seguramente hoy, en el Pleno del Congreso estén vapuleando al gobierno tomando una supuesta verdad como base

Recuerdo que hace mucho tiempo había una sección en una revista que se titulaba "Qué hubiera sido de mi vida si...", y analizaba hechos que hubieran podido cambiar el rumbo de su vida. Era una reflexión sobre lo que se llama un futuro pretérito, o también un contrafáctico. Pensaba yo escribir sobre el asunto del "qué hubiera pasado" previendo la actitud de algunos partidos una vez superada la crisis del covid-19. Que mi previsión era correcta lo prueba el que no han esperado a que terminara la crisis para empezar a pedir cuentas sobre las "tardías" decisiones del gobierno, incluyendo responsabilidades no solo políticas sino incluso penales. El Partido Popular ha presentado una proposición no de ley en el Congreso pidiendo un debate para clarificar cuántas muertes se "hubieran" evitado de haberse "hecho bien las cosas"; es decir, si se "hubiera" tomado antes la decisión de evitar los desplazamientos y las concentraciones de personas antes del dichoso 8 de marzo, fecha maldita. Es un contrafáctico en toda regla. Seguramente hoy, en el Pleno del Congreso estén vapuleando al gobierno tomando una supuesta verdad como base. Pero puede que sea una crítica radicalmente injusta. Se apoya en "irrealidades" y no es fácil determinar su veracidad de un modo empírico diciendo que "la verdad es decir de lo que es que es, y de lo que no es que no es". Por tanto, hay que recurrir a otros criterios que la lógica no ha conseguido determinar. Algo supe de esos temas en mis tiempos jóvenes. Así, nada más fácil y más injusto que acusar fundamentándose en lo que pudo ser y no fue. Empezaré diciendo que, vistas las cosas desde el momento actual, la decisión se tomó tarde. Aunque no está muy claro que a tenor de la información entonces disponible "fuera" una decisión tardía (¿fui el único que oyó a profesionales de la salud menospreciar al virus?). Entonces se "habrían" tomado unas decisiones de hondo calado que "hubieran" resultado incomprensibles por no estar aún suficientemente justificadas. Y si seguimos con los contrafácticos, ¿por qué no habría que plantear cuántas vidas se "habrían" perdido si no se "hubieran" adoptado esas decisiones y que, en su momento, sufrieron los embates de las críticas más acerbas? Y ¿a quién habrá que responsabilizar si, levantada la prohibición de las actividades no esenciales por las constantes presiones, se produce un repunte de la actividad del virus?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios