Carta del Director/Luz de cobre

La hora de cumplir

En los nuevos presupuestos de la Junta se verá si, de verdad, se visualiza el compromiso de la Junta del PP con Almería

Nadie en su sano juicio puede pensar que la llegada al Gobierno de la Junta de PP y Ciudadanos va a ser como una especie de Bálsamo de Fierabrás, una cura milagrosa para que todas las carencias que la administración andaluza tiene con esta provincia se realicen. No, no se trata de eso, ni mucho menos. Pero si se hacen necesarios gestos, pequeños detalles, que los ciudadanos de esta provincia perciban que el tiempo de las promesas ha pasado y llega el de los hechos, el de cumplir con tantas y tantas propuestas que, de llegar al Gobierno, los populares y Ciudadanos, tratarían de cumplir.

Este periódico publicaba el pasado domingo el decálogo de incumplimientos que la anterior administración tenía pendientes con esta tierra y que los actuales gobernantes reclamaron una y otra vez en la oposición. No pretendo que la autovía del Almanzora o el Hospital de Roquetas de Mar, por poner dos ejemplos, vayan a estar ejecutados en menos que el Mago Pop realiza uno de sus trucos de magia. Pero ahora no hay excusa. PP y Cs gobiernan y se enfrentan a la realidad de las cifras, de los números y de las propuestas. Cifras como el plan de 1.000 millones de euros que aseguraban que era la deuda de la Junta con Almería o hacer el mayor centro de investigación agro industrial de España en la provincia. Todos ellos proyectos coherentes que, de alguna manera, pueden cambiar la fisonomía de esta tierra, a la vez que alejar el famoso síndrome de esquina que padecemos tanto con el Gobierno Central como con el Autonómico.

Es la hora de elaborar una presupuestos en los que se visualice, de verdad, el compromiso de los nuevos gobernantes con la provincia. Un compromiso que va a ser mirado con lupa por todos aquellos que entiendan que el tiempo de las palabras ha pasado y llega el de los hechos.

Darte de bruces con la realidad es uno de los mayores choques al que un político se enfrenta. Y ese es al que en estos momentos se enfrenta el Partido Popular de Andalucía y Almería con esta provincia.

Si se mira con distancia, lo cierto es que a poco que entiendan las necesidades pueden meterse a los ciudadanos en el bolsillo. Pero el riesgo es elevado. Porque igual que la ilusión ha prendido en los andaluces, la decepción se adueña de éstos en menos que una obra se pospone con una justificación baladí. Y es ahí donde tiene que estar muy presente la segunda línea de cargos que en breve se nombrarán en la provincia. No pueden, si quieren de verdad cambiar las cosas, convertirse en corre, ve y diles de los dictados de Sevilla. Al contrario, su papel va más en la línea de Pepito Grillo, de recordadores de necesidades y de promesas que hay que cumplir para avanzar en la senda de lo que todos queremos, que no es otra cosa que el crecimiento y el desarrollo de Almería, aún más si cabe.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios